¿Fue la aprehensión del Z-40 el detonante del regreso de la violencia en los medios? Michoacán lleva varios días en primera plana y estas agresiones no son para olvidar fácilmente.

primeras-planas-michoacan

Tras la captura, mucho se ha criticado la estrategia que el gobierno de Enrique Peña Nieto ha manejado contra el crimen organizado después de tomar la presidencia. Sobre todo porque no se han visto grandes cambios a la creada por Felipe Calderón, y se ha enfocado más en la manera en la que se comunica esta lucha que en la forma en la que se combate al crimen.

Después de la detención del líder de los Zetas, el clima de violencia o quizá también nuestra percepción de la violencia en el país y en los medios ha aumentado. Es de recordar que en el sexenio pasado, todos los días nos enterábamos de muertes, desapariciones y capturas y en seis meses de Peña nos desacostumbramos (o nos desacostumbraron).

Pero las agresiones en el estado natal de Felipe Calderón y donde inició la lucha en su gobierno, han subido de nivel, atacando a altos mandos de la Sedena y Semar.

La nota del domingo y lunes, la más agresiva de todas en el sexenio peñista, se trató de una emboscada que terminó con la vida de un Vicealmirante que ni siquiera estaba asignado a aquella zona, sino que viajaba, en compañía de su esposa, hacia su destino en el norte del país.

Quizá se exagere con la paranoia tras la captura -celebrada alrededor del mundo- pero el clima de violencia en la entidad va en aumento. Más de 42 asesinatos en 2 semanas, incluidos mandos militares y policías federales, a pesar de que se anunció que con el Z-40 bajo custodia disminuiría. Ha sido una situación interesante porque el aumento no ha sido en los estados del norte donde se esperaba el caos.

Proceso reporta ocho cárteles y organizaciones que buscan apoderarse del estado por las ventajas estratégicas que tiene en el negocio de las drogas: Los Caballeros Templarios, La Familia Michoacana, el Cártel de Jalisco Nueva Generación, el de Sinaloa, el del Golfo, los Zetas y los Beltrán Leyva. Lo cual vuelve a meter al estado en una profunda batalla entre cárteles.

Sumado a las luchas entre estos grupos delictivos, están los grupos autodefensa, las policías estatales y federales y la llegada de siete mil elementos militares a la entidad tratando de proteger y evitar tantas muertes.

¿Habrá que hacer una verdadera revisión de la estrategia contra el narcotráfico de Peña o quizá la manera del discurso sobre ella?

Fotografías: Kiosko | La Jornada Michoacán

Santiago Betancourt

Leo, escribo y blogueo sobre comunicación, política y redes sociales. Soy fan de lo 2.0 y en mi otra vida fui trompetista. Más artículos del autor »