Seguimos con el análisis electoral del pasado 7 de julio donde no todo fue caos, corrupción y fallas de los sistemas de conteo. Los ciudadanos ganaron terreno y fue elegido el primer candidato independiente en la historia electoral mexicana.

candidato independiente

Rafael de Luna Tovar resultó electo como alcalde del ayuntamiento General Enrique Estrada en Zacatecas. En una lista nominal de 4563 ciudadanos inscritos y con una participación del 70%, el candidato independiente obtuvo 1378 votos, contra 1110 de la alianza PAN-PRD. De no haberse juntado, el PAN tendría 554 votos y el PRD 367. La Revolución Institucional (PRI) queda en tercer lugar con 431 votos.

No es la primera vez que Rafael de Luna aparece en la política, ya había dirigido el mismo municipio entre 2007 y 2010 con Acción Nacional, pero decidió separarse del partido y lanzarse por la vía independiente, lo cual es una importante lección tanto a partidos como ciudadanos.

"Este caso es el de un político con trabajo previo, una gestión exitosa y una estructura sólida que jugó su capital político al hacerse independiente." - escribe Fernando Dworak en SinEmbargo.

De Luna Tovar no fue el único candidato independiente del Estado. En el municipio de Sombrerete, Israel Espinosa Jaime y Miguel Morales García recibieron 611 y 1496 votos respectivamente de un padrón 47153 con una participación del 51%. En ese ayuntamiento quedó electo el candidato del PRI, Cecilio Murillo, con 8399 sufragios a su favor.

Es la primera vez que existe la oportunidad en una elección mexicana para postularse a un puesto de elección popular sin tener que pertenecer a ningún partido. Y para ser la primera vez por lo menos 1 de 12 candidatos le ganó a los partidos, incluso a los partidos pequeños como Nueva Alianza o Movimiento Ciudadano.

Ganó por experiencia, pero no porque salió de la noche a la mañana, ya tenía carrera política y conocía a sus electores. Es un buen comienzo para los candidatos independientes, pero falta camino por recorrer, sobre todo porque no es tan fácil brincarse a los grandes partidos, que siguen siendo la influencia más grande al momento de votar.

Fotografía: Vanguardia

Santiago Betancourt

Leo, escribo y blogueo sobre comunicación, política y redes sociales. Soy fan de lo 2.0 y en mi otra vida fui trompetista. Más artículos del autor »