Hoy el Partido de la Revolución Democrática presentó su propuesta de Reforma Energética con la voz autorizada históricamente, dicen algunos, del Ing. Cuahtémoc Cárdenas Solórzano. Así, son tres las propuestas presentadas por los tres grandes partidos políticos del país.

Cuahtemoc-Cardenas

De acuerdo con el documento dado a conocer (PDF) la propuesta se centra en ocho ejes:

  • Cambio en el régimen fiscal de Pemex. La carga fiscal de la paraestatal es de 70%, por lo que no tiene dinero suficiente para invertir en el desarrollo de nueva tecnología. Una menor carga permitiría redirigir recursos a esta área. Además, contrario a la propuesta del Ejecutivo, se menciona (aunque no se explica cómo) que se deben atender los pasivos laborales.
  • Autonomía presupuestal, quitándole el control a Hacienda y no incluir a Pemex en el presupuesto de egresos.
  • Autonomía de gestión: Adecuar la estructura, ajustar plantilla laboral, eliminar políticas de austeridad y redefinir tabuladores salariales.
  • Fortalecer las facultades de la Secretaría de Hacienda y la Comisión Nacional de Hidrocarburos.
  • Que los precios y tarifas reflejen el costo real de los energéticos, así como el impacto en el medio ambiente. Además, se buscará enfocar los subsidios a las personas que más lo necesitan.
  • Convertir al Fondo de Estabilización de Ingresos Petroleros en un organismo financiero que evite que los excedentes se usen para cubrir gasto corriente. Los excedentes se acumularían y se destinarían a las pensiones, educación e investigación; además de servir como fuentes de ingreso contracíclicas.
  • Impulsar la investigación y el desarrollo tecnológico.
  • Transición a energías más limpias, cuidado del medio ambiente y desarrollo sustentable.

Lo interesante de la propuesta de la izquierda es que no se planea tocar un solo artículo de la Sagrada Constitución, sino cambiar por lo menos nueve leyes secundarias.

Después de ocho páginas, estos son los puntos más relevantes de la Reforma. Al igual que en los documentos presentados por el PAN y el gobierno federal, hay muchos qués y pocos cómos, aunque siempre es un avance que se tenga una idea general de los objetivos que se buscan.

Creo que la reforma perredista tiene buenos aportes, como la autonomía presupuestal, el fortalecimiento de la CNH, la atención a los pasivos laborales, la transformación del Fondo de Estabilización y el impulso a la investigación.

Sin embargo, también se queda corta en el tema del sindicato, el cual no se menciona ni una vez.

Pese a que el gobierno federal tiene resuelto el tema de la reforma con el apoyo del PAN, ojalá que éste sea lo suficientemente inteligente como para buscar impulsar algunos puntos de la propuesta del PRD. Por el bien de su condición como oposición junto con los amarillos y de una reforma más equilibrada y con menos huecos.

Marco Antonio Gómez Lovera

Economista por la Universidad Panamericana. Trabajé en el INEGI donde obtuve experiencia en el análisis y monitoreo de los principales indicadores de la economía mexicana. Actualmente me dedico al periodismo económico. Más artículos del autor »