La semana pasada comenté que la Secretaría de Educación Pública había enviado al Congreso tres leyes secundarias ligadas a la reforma educativa. Como se esperaba, el Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE) no se opuso y las dejó pasar.

Quienes si se declararon en contra fueron los integrantes de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE).

cnte san lazaro

Desde el lunes la CNTE ha secuestrado el Zócalo de la Ciudad de México, boicoteó el inicio del ciclo escolar en algunas zonas del país, cierra calles a su antojo, ¡y se metieron a causar destrozos al Congreso!

El motivo por el que reclaman los maestros es porque no quieren ser evaluados. Están en contra de que se despida a aquellos que no se sometan a la evaluación, y dicen que es muy drástico despedirlos si reprueban tres veces dicho examen.

Además de los destrozos causados en San Lázaro y el bloqueo de calles, los maestros tienen sitiado el recinto legislativo, por lo que el periodo extraordinario de sesiones que debía iniciar hoy, no fue inaugurado. Así, se retrasó la discusión de estas leyes secundarias.

Hace unas horas, la Coordinación Política de la Cámara de Diputados inició un diálogo con los maestros y les informó que la Ley de Servicio Profesional Docente no sería incluida en la agenda legislativa del periodo extraordinario de sesiones. Lo peor es que la orden vino directamente del Secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio.

Evidentemente, el gobierno federal no quiere que las protestas magisteriales se junten con las de la reforma energética. Tristemente, esto habla claramente de los intereses del gobierno.

Por otra parte, también podemos criticar al Gobierno de la Ciudad de México por el tratamiento que le ha dado a los maestros que en completa impunidad bloquean calles y toman como rehenes a los capitalinos.

¿Quitar a quienes arbitrariamente bloquean las calles no merece el uso justificado de la fuerza pública? ¿Tiene el GDF miedo a que lo acusen de represor? Es una desgracia la situación del Distrito Federal.

Imagen: San Lázaro

Marco Antonio Gómez Lovera

Economista por la Universidad Panamericana. Trabajé en el INEGI donde obtuve experiencia en el análisis y monitoreo de los principales indicadores de la economía mexicana. Actualmente me dedico al periodismo económico. Más artículos del autor »