Estos dos días en los que el Informe de Gobierno del presidente Peña Nieto fue la principal noticia, nos remiten mucho a lo que sucedió el 1 de diciembre del año pasado, cuando tomó posesión.

1233485_10151803908019337_1251993582_n

En ambos días se presentó una gran expectativa ante lo que diría Peña Nieto en sus mensajes; en su toma de posesión por las primeras acciones de su gobierno, y en el informe por conocer los avances de la administración.

Otra de las cosas en las que se parecieron estos días fueron las manifestaciones. Hace nuevo meses llevadas a cabo principalmente por el movimiento #YoSoy132 y algunos integrantes de la izquierda; mientras que ayer y hoy vimos movilizaciones de integrantes de la CNTE y grupos anarquistas. En ambos hubo detenciones arbitrarias, aunque la Comisión de Derechos Humanos del DF dijo que el operativo de ayer fue mejor que el de diciembre.

También se parecen en que el presidente dio un mensaje con sus amigos, en una reinstauración del día donde la noticia principal era el Presidente. Incluso, los medios de comunicación hoy se tapizaron de noticias sobre un mensaje vacío, reacciones "paleras" y muy poca crítica a la desorganización.

Sí, el mensaje fue vacío. Lejos de decirnos cuál es el Estado que guarda el país, Peña Nieto se limitó a decir nuevamente lo que ha dicho en estos nueve meses. Que son cinco los ejes de su gobierno con tres grandes objetivos, que ha presentado reformas, que firmó el Pacto por México y que faltan más propuestas legislativas.

El informe en sí permite apreciar de mejor manera la situación de la Nación. Sin embargo, a primera vista, no logra ser un recuente de las acciones emprendidas, sino que aún es una mezcla entre el mensaje con los objetivos planteado al inicio del sexenio, los planes del Plan Nacional de Desarrollo, y algunas acciones que ya se han anunciado y empezado a implementar.

Al igual que los grandes ejes del gobierno anunciados el 1 de diciembre, el Informe se divide en cinco partes y éstos, a su vez, en acciones específicas también anunciadas hace tiempo:

  1. México en paz
  2. México incluyente
  3. México con educación de calidad
  4. México próspero
  5. México con responsabilidad global

Finalmente, quiero concluir con una crítica a la manera en que el gobierno federal manejó el Informe.

En un primer momento, estaba pensado que la entrega del Informe y el respectivo mensaje fuera el 1 de septiembre, acorde a la costumbre; sin embargo, con motivo de las protestas se calendarizó la entrega por escrito del documento para cumplir con la Ley y el mensaje se programó para un día después.

Tras dase a conocer este cambio, también se anunció que el documento sería presentado a la población hasta después del mensaje. Y de hecho, el documento también se entregó a los legisladores hasta después del mensaje. Algo completamente inaceptable, ya que le resta importancia al Congreso que, en teoría, es representante del Pueblo.

¿Qué necesidad de entregar un documento que no se dará a conocer sino hasta después de un mensaje? ¡Claro! El presidente debe ser primera plana y nadie se le debe adelantar. Ridículo.

Finalmente, Enrique dio su mensaje a las 10 de la mañana, no duró ni una hora y tanto su discurso como el documento del Informe se dieron a conocer casi seis horas después. ¿Qué pensarán en Presidencia, qué solo la imagen cuenta? ¿Qué pueden contar la historia de una manera sin que la gente y algunos medios la cuestionen? ¿Qué gana el gobierno viviendo en una burbuja y mintiéndose a ellos mismos?

Imagen: Facebook de EPN

Marco Antonio Gómez Lovera

Economista por la Universidad Panamericana. Trabajé en el INEGI donde obtuve experiencia en el análisis y monitoreo de los principales indicadores de la economía mexicana. Actualmente me dedico al periodismo económico. Más artículos del autor »