El portal Sin Embargo publica hoy un interesante texto sobre la historia legislativa de Carlos Romero Deschamps, líder del sindicato petrolero y legislador desde hace 34 años por el PRI.

romero_deschamps

El señor Romero se convirtió por primera vez en legislador como diputado plurinominal en 1979; desde aquel proceso electoral, nunca se ha enfrentado al voto directo de los ciudadanos.

Quizá esto se podría pasar si fuera uno de los legisladores con más iniciativas, pero ni siquiera esos resultados ha entregado. Siempre ha firmado propuestas como adherente, pero nunca ha presentado una con su nombre.

¿En cuanto nos sale el legislador? De acuerdo con los datos del año fiscal en curso, la dieta de un senador es de 21.600 pesos. Además cuenta con un seguro de vida institucional de 40 meses de sueldo (4.9 millones de pesos), así como con un seguro de gastos médicos mayores por 1.500 salarios mínimos (97.140 pesos).

El senador Romero Deschamps nos da una excusa perfecta para justificar por qué en México sobran los plurinominales y hace falta la reelección.

Los legisladores por la vía plurinominal nacieron en la reforma política de 1977 cuando la representación del PRI en el Congreso era aplastante y los partidos de oposición no tenían manera de llegar vía el voto directo. Así, la idea era representar a partidos que fueron votados, pero que no consiguieron suficiente para que su candidato llegara.

Pero hoy, cuando el país cuanta con un sistema electoral que sirve mejor que antes y la representación es más o menos proporcional, la figura de los plurinominales pierde sentido. Hoy sólo sirven para asegurar que los dirigentes partidistas y sus allegados aseguren un lugar y trabajo por los próximos tres o seis años.

Y dado que los partidos son quienes proponen a los plurinominales, sus intereses se alinean con sus instituciones partidistas y no con los ciudadanos.

Esta nos lleva al argumento a favor de la reelección tan temida por muchos. ¿Qué legislador sobreviviría a una reelección? Seguramente muy pocos.

La reelección es la manera más eficiente para garantizar que los legisladores (por lo menos algunos) destinen por lo menos tres años a atender los problemas de la sociedad.

Quizá suene ingenuo y pida demasiado a la realidad política del país, pero ¿cuántos Deschamps sobrevivirían a un México sin plurinominales y con reelección?

Imagen: emeequis

Marco Antonio Gómez Lovera

Economista por la Universidad Panamericana. Trabajé en el INEGI donde obtuve experiencia en el análisis y monitoreo de los principales indicadores de la economía mexicana. Actualmente me dedico al periodismo económico. Más artículos del autor »