En la primeras horas de este lunes el huracán Raymond se fortaleció mientras se acercaba a México por la costa del Pacífico, con la amenaza de fuertes y peligrosas lluvias, apenas a un mes de los estragos que dejó Manuel a su paso.

Imagen tomada por la NASA muestra el tifón Francisco en Japón. (NASA/AFP, Jeff Schmaltz)

Imagen tomada por la NASA muestra el tifón Francisco en Japón. (NASA/AFP, Jeff Schmaltz)

El Centro Nacional de Huracanes de Estados Unidos informó que la tormenta se había quedado estática al sur de México pero se esperaba un movimiento hacia el norte.

Las autoridades ya han enviado personal de emergencia y ya han empezado la evacuación de áreas bajas, sin embargo alrededor de 10 mil personas ya estaban abandonando sus casas un mes después que Manuel inundó sus viviendas y dejó colinas en peligro de deslave.

David Korenfeld, jefe de la Comisión Nacional del Agua de México, dijo que las autoridades estaban esperanzadas de que un frente frío que se movía desde el norte ayudar a desviar a Raymond para que no llegara a la costa.

Los meteorólogos dijeron que el movimiento de traslación de Raymond probablemente aminore antes de acercarse a la costa a últimas horas del lunes o primeras del martes, pero la tormenta entonces comenzaría a moverse en forma errática. Los expertos agregaron que si se mantenía frente a la costa, pudiera provocar fuertes lluvias e inundaciones y deslaves a lo largo de la costa de la región sur central del país.

"En las próximas 72 horas habrá fuertes lluvias, torrenciales, a lo largo de la costa del Pacífico mexicano", dijo Korenfeld.

El centro de Raymond estaba a unos 200 kilómetros (unas 125 millas) al sur-sureste del centro turístico de Zihuatanejo con vientos máximos sostenidos de 195 kph (120 mph) a primeras horas del lunes.

huracan raymond

Había una alerta de huracán desde Tecpan de Galeana, al norte de Acapulco, hasta el Puerto de Lázaro Cárdenas y también se emitió una alerta de tormenta tropical desde Acapulco hasta Tecpan.

En Guerrero ya se han cancelado las clases en la mayoría de las comunidades de la costa, como Acapulco y Zihuatanejo.

Los daños que se esperan son potencialmente graves, cerca de 50 represas en la zona siguen estando al borde de capacidad, por lo que se empezó a liberar agua para dar cabida a las precipitaciones que van a llegar en unas horas.

Algunos pueblos lo alto de las montañas de Guerrero siguen sin electricidad y servicio telefónico desde Manuel.

En Zihuatanejo, cerca del complejo de Ixtapa, las autoridades enviaron personal de emergencia en las zonas bajas para advertir a la gente a que busque resguardo, dijo Miguel Quiroz, de la Cruz Roja.

Estaremos al pendiente de lo que se desarrolla en el día.

Jessica Uribe

Creadora de contenido. Coordinadora editorial de Vivir México y Nomadistas. Chocolatómana y adicta a los tenis. Más artículos del autor »