Por segundo año consecutivo, el presidente priísta Enrique Peña Nieto pide aplicar un recorte presupuestal a la cultura en nuestro país. En el último año de Felipe Calderón y el primero de Peña Nieto se logró mantener alrededor de los 16 mil millones de pesos, pero para este 2014, el gobierno federal hace un reajuste que disminuye en casi 25%, a 12 mil millones de pesos.

vitral-bellas-artes

Los recortes se aplican en el rubro "Apoyos y donativos" del Consejo Nacional para la Cultura y las Artes (Conaculta); se disminuye en 50 por ciento a las ciudades nombradas patrimonio de la humanidad, al Canal 22, los Estudios Churubusco y las librerías Educal y al Instituto Nacional de Bellas Artes.

El titular de Conaculta, Rafael de Tovar y de Teresa no se quedó callado con la noticia y tuiteó, la buena disposición para hablar sobre el presupuesto.

Durante la gestión de Consuelo Sáizar, Conaculta construyó librerías, remodeló la Biblioteca de México, el Palacio de Bellas Artes y la Cineteca Nacional se crearon los primeros reality shows culturales en Canal 22 y, aunque recibió críticas, la cultura caminó y se sentaron las bases para otros proyectos como arreglar los Estudios Churubusco.

Pero el nuevo gobierno, viene a decirnos que la cultura no es importante, que ahí está el Cervantino y con eso es suficiente.

¿Dónde queda la cultura para el nuevo gobierno?

En el Pacto por México solamente hay cinco compromisos que tocan este tema. Del 16 al 20 se promete la protección del patrimonio cultural, mejorar la infraestructura cultural en los estados que según el Pacto está subutilizada, mejorar e incorporar la educación artística en las escuelas públicas, estímulos en forma de becas a creadores artísticos, y se reiniciará el programa de Institutos de México en el mundo para difundir la cultura de nuestro país.

Con menos dinero, estos cinco compromisos deben concretarse para el segundo semestre de 2014, según el Pacto por México. ¿O sólo los van a cumplir de palabra?

Fotografía: Punta del este IBT

Santiago Betancourt

Leo, escribo y blogueo sobre comunicación, política y redes sociales. Soy fan de lo 2.0 y en mi otra vida fui trompetista. Más artículos del autor »