La iniciativa tuvo su origen en Italia en el 2008, pero no tardó en ser adoptada en otros países. Se trata de filantropía anónima, no se esperan recompensas, pero se espera lograr repercusiones sociales.

Por
18 de Noviembre de 2013, 18:45

Mientras las iniciativas con base en pulgares arriba y repetición de 140 caracteres en redes sociales se convierten en una medida activa, pero de poca trascendencia en la mayoría de las veces, surgen iniciativas que en la realidad funcionan, requieren algo tan simple como dejar pagada una bebida para alguien más. Café pendiente es una de esas propuestas, “invita a realizar una acción solidaria, basada en la confianza”, consiste en el pago anticipado para que alguien sin recursos pueda disfrutar de una taza de café caliente cuando más la necesite.

La iniciativa, que inició en el 2008 en Caffe Sospenso en Italia, se ha extendido a través de las redes sociales, las cuales han sido utilizadas para promoverla pero con una invitación directa a la acción. Café pendiente apenas empieza a promoverse en Argentina, Costa Rica, México y Perú, sin embargo no ha tardado mucho en captar la atención de propietarios de cafés y restaurantes, así como entre clientes que de forma desinteresada quieren ayudar a alguien más.

Café Pendiente comienza como una cadena con los dueños de los establecimientos, sin embargo la iniciativa logra realizarse a través de la participación de las personas, que al ingresar al lugar identificado, consumen un café u otro platillo y dejan pagado otro para alguien que lo necesite y no lo pueda pagar, ya sea que esté en situación de calle o pobreza. Se trata de filantropía anónima, no se esperan recompensas, se trata de lograr repercusiones sociales que parecen no ser tangibles, pero logran un gran impacto en la vida de alguien más.

En nuestro país la práctica tiene poco tiempo, en septiembre de 2013 se organizó el primer grupo de personas para impulsar la iniciativa de una forma formal y estructurada, logrando reunir diversos establecimientos en el Distrito Federal, Guadalajara, Chihuahua, Tijuana y Oaxaca, pero se espera poder lograr que Café Pendiente sea una iniciativa reconocida gracias al apoyo de voluntarios y medios de difusión, así como la participación activa de los ciudadanos promoviendo la acción a través de las redes sociales y, por supuesto, contribuyendo con un café en espera de alguien que lo necesite.

Karina Cabrera

Escritora, locutora y periodista. Ha colaborado en Al Borde, Rock Stage, Sonika, Indie Rocks! y DJ Concept, ha sido editora de Grita Radio y Noise. Actualmente colabora en Filter México, Icónica y Rock 101. Más artículos del autor »