Los mexicanos trabajan 2 mil 357 horas al año, sin embargo su salario es 10 veces inferior al que recibe un trabajador promedio en Suiza.

Por
26 de Noviembre de 2013, 16:28

Mientras la economía mexicana sigue deteriorándose y las evidencias de desigualdad se revelan a través de la lista de altos funcionarios públicos que más dinero obtendrán como parte de aguinaldos y prestaciones decembrinas, la Cámara de Diputados presentó un estudio en el que se establece que los mexicanos trabajan más horas al año y cobran menos.

La relación de horas que se trabajan por año no es inversamente proporcional al salario, según informa un estudio del Centro de Estudios Sociales y de Opinión Pública de la Cámara de Diputados (CESOP) donde se establece que el dinero obtenido a cambio es sumamente bajo. El estudio también revela que el pago por hora de un salario profesional en México es casi 10 veces menor al que se paga en Suiza, país que cuenta con la ciudad de Zürich en el primer lugar en remuneración.

El estudio elaborado por el investigador José de Jesús González analiza la Política Laboral en el primer año de gobierno de Enrique Peña Nieto, recopila datos sobre empleos, salarios y seguro de desempleo, llegando a la conclusión de que en el país se trabajan 2 mil 357 horas al año. Dicha cifra supera el promedio de países asiáticos, que es de 2 mil 154; de África, 2 mil 138; del Medio Oriente, 2 mil 23; de América del Sur, mil 989; de Oceanía, mil 849, y de Europa, mil 757 horas.

Como conclusión, el documento retoma lo que se ha advertido en México en los últimos años: “magro crecimiento salarial, leve incremento en los niveles de creación de nuevas fuentes de empleo, la pérdida constante del poder adquisitivo, afianzamiento del fenómeno de la informalidad laboral y el estado de vulnerabilidad para los sectores asalariados”.

Karina Cabrera

Escritora, locutora y periodista. Ha colaborado en Al Borde, Rock Stage, Sonika, Indie Rocks! y DJ Concept, ha sido editora de Grita Radio y Noise. Actualmente colabora en Filter México, Icónica y Rock 101. Más artículos del autor »