www.animalpolitico.com/
Por
12 de Noviembre de 2013, 07:09

Amarillo, naranja y morado han sido, durante los últimos doce años, los colores que han pintado a la izquierda mexicana. Ha llegado gente nueva y los “clásicos” se han separado. ¿Llegó el tiempo de separarse de López Obrador?

El líder tabasqueño ha celebrado esta semana que su Movimiento de Regeneración Nacional (MORENA) ya cumple con los requisitos mínimos solicitados por el Instituto Federal Electoral (IFE) para constituirse como partido político. Esto es, 20 asambleas estatales y una afiliación de por lo menos el 0.26% del padrón electoral (unos 220 mil militantes).

Con la integración, el pasado domingo, de su vigésima asamblea en el Distrito Federal, López Obrador declaró que el movimiento duplica el mínimo de militantes. Celebró con sus seguidores e hizo hincapié en la buena organización con la que se han manejado para lograr estos resultados “en muy poco tiempo”, mes y medio.

Su anuncio también lo festejó Martí Batres, presidente del Movimiento, estarán listos para participar en las próximas elecciones federales de 2015, que renovarán al poder legislativo.

Los colores de la izquierda también manifestaron sus comentarios ante la posible llegada de un nuevo partido. Miguel Ángel Mancera, Jefe de Gobierno del Distrito Federal consideró que Andrés Manuel tiene que reflexionar la llegada de MORENA, según el dirigente capitalino “a la izquierda le conviene mantenerse unida” en una elección.

Por otro lado, Cuahtémoc Cárdenas apuntó que es sano que haya muchos partidos, “fortalece a la izquierda” y celebró el logro del Movimiento.

Han sido dos ocasiones en que López Obrador ha participado en una elección presidencial y ahí, la izquierda se ha caracterizado por componerse de coaliciones entre el PRD y partidos pequeños.

Para la primera candidatura de Andrés Manuel, la Coalición por el Bien de Todos se compuso por el Partido del Trabajo (PT) y Convergencia, donde obtuvieron el segundo lugar con una diferencia de apenas el 0.56%. En la segunda ocasión, para el 2012, PRD, PT y Movimiento Ciudadano obtuvieron el 31.64% de la votación, contra el 38.15% del presidente Enrique Peña Nieto.

Después, la izquierda se quebró. Con la dirigencia de Jesús Zambrano, el PRD se sometió junto con el PAN al Pacto por México convocado por Peña Nieto a unos días de tomar posesión, lo que generó descontento entre los líderes de esta sección política.

MORENA llega también en el año de preparación. 2014 es un buen año porque no hay elecciones y eso le permite a los partidos prepararse para el carro completo de 2015.

Pero se enfrenta también a la batalla de la Reforma político electoral que amarillos y azules lideran en la Cámara de Senadores donde se busca la reformulación del IFE en el Instituto Nacional Electoral (INE), la reelección de diputados y senadores y el aumento al 5% del mínimo necesario de una votación para que un partido no pierda el registro.

Con una izquierda distanciada y repartida entre varios partidos pequeños MORENA tiene que saber moverse y hacer campaña para preparar la elección de 2015, el PRD también debe hacer lo suyo, y quizá sea tiempo de que una nueva generación, y linaje político los gobierne dejando atrás a Los Chuchos. ¿Llegará Marcelo Ebrard a la dirigencia nacional?

Santiago Betancourt

Leo, escribo y blogueo sobre comunicación, política y redes sociales. Soy fan de lo 2.0 y en mi otra vida fui trompetista. Más artículos del autor »