A la discusión de la madre de todas las reformas, la energética, le hizo falta AMLO. ¿Están preparados en la izquierda mexicana en caso de que llegase a faltar?

Por
18 de diciembre de 2013, 21:22

El tiempo sigue avanzando, las reformas que los políticos regodean como 'de gran calado' (ah, cómo les encanta ensalzar toda palabra que sale de su boca), y hay una voz necesaria que se minimizó por un problema de salud. Me refiero a Andrés Manuel López Obrador (AMLO) que, desde su internamiento en el Hospital Médica Sur en la capital del país el pasado 3 de diciembre, ha bajado a prácticamente a nada su ritmo político.

En su último evento público masivo, el pasado 1 de diciembre en el zócalo capitalino, a un año del inicio de la presidencia de Enrique Peña Nieto, AMLO llamó a sus huestes a encabezar a través de su Movimiento de Regeneración Nacional (MORENA), los cercos en el Senado y Cámara de Diputados durante dictamen de reforma energética que estaba por avanzar de la mano del PAN y el PRI y ante la incapacidad del PRD por impedirlo en el Congreso.

Sin embargo, fue el infarto agudo al miocardio lo que le obligó a mantener reposo estricto durante 4 semanas y, muy seguramente, lo veremos vigente a partir del inicio del próximo año. Pero llaman la atención muchas cosas que han pasado alrededor de este evento. Situaciones que los personajes a los que AMLO cobija dentro de su círculo más cercano deberían tomar en cuenta.

Un Martí Batres que no mueve masas, una Claudia Sheinbaum desangelada, un Paco Ignacio Taibo II ocupado, y a veces despreocupado, en la cultura y, no menos importante, Andrés Manuel López Beltrán, el hijo pródigo de AMLO. Quedó demostrado que ninguno de ellos logra llenar los zapatos, desgastados o no, de su líder.

El cerco no congregó a más de 500 personas durante la aprobación en el Senado. En la Cámara de Diputados, a pesar de sesionar en una ubicación alterna a San Lázaro, pudo aprobarla sin problema. Estos personajes señalados debiesen estar preocupados.

A la discusión de madre de todas las reformas hizo falta AMLO. Ni siquiera el respetado Cuauhtémoc Cárdenas pudo acercar las conversaciones a lo que la izquierda quería. Mucho menos Batres, López Beltrán y compañía. AMLO puede hablar y puede escribir. Sería interesante saber qué rumbo tomará su postura, ya vimos que la de los suyos no hace suficiente ruido, y para ello se está tardando.

Considerando el sintomático silencio de López Obrador y el inexistente poder de convocatoria de los suyos, ¿quién tomaría la batuta del concierto lopezobradorista en caso de que su dirigente omnipotente llegase a faltar?

JJuan Rivera

Escúchame martes y jueves 2 pm en @egeekmx por muymalos.com [apps | tecno | redes sociales]. Editor en @VivirMexico. Locutor en @MuyMalos Radio y @ElEconomista. Más artículos del autor »