"Críticos prominentes han denunciado que el gobierno está manipulando las estadísticas de homicidios", de acuerdo a reportaje de Los Angeles Times, lo representa un cambio en la narrativa que tienen los medios internacionales sobre el gobierno de EPN y sus promesas de campaña.

Por
5 de diciembre de 2013, 19:28

"México sigue siendo un desastre... y Peña Nieto está en un momento difícil para cumplir sus audaces promesas", se publicó en Los Ángeles Times por parte del periodista Richard Fausset quien además afirmó que la economía está estancada y los números de criminalidad no terminan de mejorar en favor del país.

“A pesar de que se comprometió a centrarse en el potencial económico de México, Peña Nieto ha presidido una economía que apenas si ha crecido. A pesar de que se comprometió a reducir el tipo de violencia que afecta a los ciudadanos inocentes , sus resultados han sido mixtos, con secuestros y extorsiones en aumento en todo el país, aun cuando el número de homicidios disminuye”, señala el diario norteamericano.

No es sorpresa que en la prensa extranjera sean cada vez más cautelosas las declaraciones sobre Enrique Peña Nieto. A un año de gobierno, se van desinflando la perspectiva color rosa que se tenía en medios internacionales. La percepción y los números, sobre la inseguridad continua igual hasta el momento.

Los cambios implementados hasta el momento son más estéticos que funcionales. El ejercito sigue en la calle y los focos rojos en varias regiones se han incrementado. Esto lo reportan medios fuera del país, como es el caso de LA Times.

Entre Calderón y EPN, el único cambio se percibe en la estrategia de comunicación, puesto que en control del crimen organizado no están llevando a cabo prácticas sustancialmente diferenciadas.

“Tras el primer año del presidente, México sigue siendo un desastre por las muchas medidas... y el estado agrícola de Michoacán ha degenerado en algo cercano a un Estado fallido, con campesinos armados que han formado milicias especiales para protegerse de la amenaza del cártel local”, afirmó Richard Fausset en su reportaje.

Se han presentado reformas estructurales en materia hacendaria, educativa, de telecomunicaciones, así como la energética, “sin embargo, el joven confiado y fotogénico Presidente, que como candidato prometió un ‘gobierno que cumple’, se enfrenta a las dudas sobre su capacidad de hacer precisamente eso”, precisa LA Times.

El diario cita encuestas en la prensa nacional que, en noviembre, la dan sus peores números de aprobación en su Presidencia. También cita al analista Leo Zuckermann, quien plantea: “Una cosa es ‘vender’ grandes expectativas, lo que el gobierno de Peña hizo muy bien, y otra cosa muy diferente es entregar buenos resultados”.

Y es que las señalas para afirmar esto, son claras. EPN ha enfocado su lucha, inclusive, a los mismos lugares donde en su momento Calderón centró su 'guerra antinarcos', tales como Michoacán, Tamaulipas, Nuevo León o Guerrero. Muchos de los encargados de los cuerpos policiacos locales siguen siendo militares. No se ha concretado la Gendarmería Nacional, de por sí polémica y que este mismo diario ha calificado como 'una broma', y completar los exámenes de confianza o el mando único estatal siguen estando pendientes a lo largo del país. Lo mucho en que se equivocó la administración anterior, la presente lo está repitiendo.

Peña Nieto, destaca LA Times, aún tiene que empujar las reformas más controvertidas: un plan para abrir el monopolio petrolero estatal, Pemex, “hinchado e ineficiente”, a la inversión extranjera. La empresa suministra un tercio de los ingresos del gobierno federal, pero la producción está disminuyendo vertiginosamente, y los analistas dicen que Pemex requiere inyecciones de experiencia y tecnología extranjera para darle vuelta a la situación. Sin embargo, la Constitución exige que el petróleo es propiedad del pueblo de México, y el tema toca asuntos profundos de orgullo nacional, destaca.

En el frente de la delincuencia, las cifras federales muestran que los homicidios en los primeros 10 meses de 2013 cayeron 16 por ciento respecto al mismo periodo de 2012, pero la extorsión subió 10 por ciento y los secuestros 33 por ciento.

“Estas cifras provienen de múltiples advertencias: críticos prominentes han denunciado que el gobierno está manipulando las estadísticas de homicidios, mientras que las cifras de extorsión y secuestro podrían reflejar un aumento en la denuncia de delitos a las autoridades. Peña Nieto ha tenido problemas en sus esfuerzos por resolver el conflicto con los cárteles de la droga, que ha dejado miles de muertos y ha puesto al país en los ojos del mundo. El Presidente tenía la esperanza de reducir su dependencia de los militares, que fueron enviados a las calles por su predecesor para echar hacia atrás a la delincuencia. Sin embargo, cuando el problema se intensificó en Michoacán, Peña Nieto no tuvo más remedio que enviar más tropas”, expone el diario de California.

Si además de estas nuevas declaraciones de medios internacionales, lejos de aquel recién estrenado presidente, sumamos las impresiones de la población mexicana y con ejemplos como la carta que envió la organización Human Rights Watch a EPN, donde lo acusó de tener una estrategia de derechos humanos que fue “en gran medida confinado a la retórica”, es prácticamente un hecho de que Peña Nieto no cuenta con un plan concreto para combatir la violencia.

Es necesario que la actual administración ponga en práctica las estrategias debidas en materia de seguridad, economía, infraestructura y demás; al país le urge pasar de la retórica promesa y de la devastadora realidad, a un día a día donde se eleve la calidad de vida del ciudadano 'de a pie'. Por el bien de México.

JJuan Rivera

Escúchame martes y jueves 2 pm en @egeekmx por muymalos.com [apps | tecno | redes sociales]. Editor en @VivirMexico. Locutor en @MuyMalos Radio y @ElEconomista. Más artículos del autor »