Instrucciones Para Vivir en México

IVM
Hay días en los que el cansancio de un pesado día de trabajo nos obliga a sólo tener ganas de dormir, sin embargo hay algunas otras alternativas, como leer un buen libro, esta vez les recomiendo Instrucciones Para Vivir en México de Jorge Ibargüengoitia.

El libro consta de una serie de columnas publicadas en el periódico excélsior de 1969 a 1976 compilados por Guillermo Sherida y a pesar de haber sido publicadas hace tanti tiempo tienen una vigencia casi increible.

Con un poco de humor Ibargüengoitia hace un retrato de la sociedad en la que ha vivido, cuenta historias de gente desconocida y a la vez tan familiar, curiosidades de la historia del país, y otras tantas aventuras de las que seguramente no dejaremos de aprender ni de reir.

Nací en 1928 (el 22 de enero) en Guanajuato, una ciudad de provincia que era entonces casi un fantasma. Mi padre y mi madre duraron veinte años de novios y dos de casados. Cuando mi padre murió yo tenia ocho meses y no lo recuerdo. Por las fotos deduzco que de él heredé las ojeras (...)

Al quedar viuda, mi madre regresó a vivir con su familia y se quedó ahí. Cuando yo tenía tres años fuimos a vivir a la capital, cuando tenía siete, mi abuelo, el otro hombre que había en la casa, murió.

Crecí entre mujeres que me adoraban. Querían que fuera ingeniero: ellas habían tenido dinero, lo habían perdido y esperaban que yo lo recuperara. En ese camino estaba cuando un día, a los veintiún años, faltándome dos para terminar la carrera, decidí abandonarla para dedicarme a escribir. Las mujeres que había en la casa pasaron quince años lamentando esta decisión “lo que nosotros hubiéramos querido”, decían, “es que fueras ingeniero”, más tarde se acostumbraron.