Ciencias Sociales y Humanidades, semillero de taxistas y vigilantes

taxi

Reporta Excélsior que, de acuerdo con cifras de la Secretaría de Educación Pública, existe una alta incidencia entre los egresados de Ciencias Sociales y Humanidades para terminar como taxistas o vigilantes de seguridad. Los números arrojan que el 14% de los profesionistas en Antropología, Arqueología y Etnología terminan insertándose en estas actividades; en tanto que el 11% de los egresados en Historia también acaban prestando sus servicios en transporte o en seguridad privada. Además, los historiadores tienen el nada honroso segundo lugar en carreras con mayor desocupación laboral (16%), sólo superado por -paradójicamente- Ingeniería en Transportes

En la tasa de desempleo, el tercer lugar lo ocupan los ingenieros en Topografía, Geología e Hidrográfica. En cuarto lugar están los licenciados en Ciencias de la Comunicación, con un 11% de egresados sin empleo. Cierran el conteo las carreras de Ciencia Política, Administración Pública y Relaciones Internacionales. Los profesionales en Teología y Religión representan poco más del 4% de los profesionistas que laboran como taxistas o vigilantes, seguidos de cerca por quienes estudiaron Artes Plásticas. En el listado de estas ocupaciones también aparecen diseñadores gráficos (3.8%), abogados (3%) y economistas (2.4%).

Conforme el desempleo se agudiza, ningún profesional está exento de no hallar trabajo en su área de especialización. Sin embargo, es notorio que las Humanidades y las Ciencias Sociales son disciplinas mucho más demandadas y con menos oferta laboral. Parece contraproducente estudiar, pues la tasa de desempleo para una persona que no terminó la primaria es del 2.7%, en tanto que la de los profesionistas es del 5.7%. Claro que no hay que dejarse engañar por la cifra, porque los salarios de un profesionista son muy superiores en contraste con una persona que no acabó la educación elemental. Así que, profesionales de las áreas humanas, ¡a cuidar la chamba!