Impuestos a Refrescos ¿medida antiobesidad?

Ahora que estamos ya discutiendo sobre las medidas que la SEP debería tomar para evitar la obesidad en sus alumnos y para ayudar a crear una cultura de la educación física, hace algunos días escuchaba propuestas como esta que cito: dice la Secretaría de Salud que quizá sea viable aplicar impuestos a refrescos. Mi pregunta es ¿realmente esto frenaría su consumo? yo creo que no.

Propuestas como dividir el bloque de ejercicio en 10 minutos cada determinado tiempo, hasta la idea de crear un club deportivo han sonado para las medidas antiobesidad, pero lo cierto es que ninguna funcionará del todo si no se tiene la voluntad para respetarlas como es necesario: para el bien de la salud.

Ahora bien, la posibilidad de que los refrescos, bebida alta en azúcar por excelencia, tengan un impuesto especial con tal de desalentar su consumo, me parece ilógico. Es cierto que nuestro país es uno de los mayores consumidores de esta bebida, pero lo que no se tienen pensando es que esto es así porque es una de las bebidas saborizadas más económicas. Imaginen que una familia de escasos recursos quiera comprar fruta para hacer agua fresca, ¿se imaginan en cuánto les saldrá darse ese gusto?, creo que no podrían costearlo.

Es cierto que nuestro país tiene una mala educación al alimentarse, pues consumimos más carbohidratos de los necesarios y azúcares por igual y hay que parar la situación. ¿Qué propuesta harías tú para frenar lo que en México estamos viviendo? ¿Apoyarías los impuestos para refrescos y bebidas altas en azúcar?

Conscientes debemos estar que la solución a este problema no saldrá en dos o tres días, la costumbre de comer comida poco saludable tiene sus años, por lo que cambiar dichos hábitos en los mexicanos será cuestión de invertir tiempo y trabajo.

Imagen: saguayo