62 periodistas muertos en 10 años: CNDH

La libertad de expresión está en riesgo cuando existen espacios y acciones que atentan contra la actividad de los comunicadores.

Con motivo del Día Internacional de la Libertad de Prensa, la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) publicó algunas cifras sobre libertad de prensa en México. De acuerdo a la CNDH, desde 1999 se han abierto casi 600 casos de queja por violaciones de cualquier tipo a periodistas y, en la última década, 62 de ellos han sido asesinados. Además, se calculan diez desaparecidos en los últimos cinco años.

Del texto se puede fácilmente deducir que los asesinatos incrementaron desde el inicio de la guerra contra el narcotráfico ya que de pasar de un promedio de cuatros muertes por año del 2000 al 2005, en el año 2006 incrementaron a seis, para bajar nuevamente a 4 en el 2007 y subir a 10 en el 2008 y 12 el año pasado. En lo que va del 2010 han habido cuatro crímenes de este tipo.

Este punto de vista parece ser compartido por la organización Reporteros sin Fronteras, que en su reporte "Los 40 depredadores de la libertad de prensa," señala a los cárteles de la droga en toda América Latina como la principal amenaza a la seguridad personal de los periodistas.

Además aseguran que en el caso de México, el peligro del narcotráfico se suma a la "pesadez burocrática" que impide que los casos sean atendidos con eficiencia y rápidez. Una combinación entre la falta de efectivos, la falta de coordinación entre instituciones y sistemas de investigación inadecuados, hacen que el contexto nacional actual sea uno de los más peligrosos a nivel mundial para los periodistas.

Mientras grupos delictivos como el cártel de Tijuana y el cártel del Golfo, entre otros, se encuentren por encima de la ley, no hay mucho que se pueda respecto a los niveles de violencia. Lo que se puede hacer es proporcionar seguridad a los reporteros, mejorar los sistemas de denuncia y dar más recursos a las dependencias competentes para esclarecer los crímenes y llevar ante la justicia a los responsables, ya sean narcotraficantes, sicarios, policías o militares.

Foto: Letra Fugaz