El trabajo infantil está lejos de ser erradicado

El trabajo infantil es un tema que nos ocupa y preocupa. Según datos del INEGI tan sólo en el 2007 había 3.64 millones de niños trabajando a lo largo del territorio nacional, de los cuáles más del 40% no recibía pago por su trabajo y 3.06 millones no asistían a la escuela. La mayoría trabajaba para ayudar en su casa o porque era la única opción que tenían dado su condición de pobres.

Recordemos que cada 12 de junio celebramos el Día Mundial contra el Trabajo Infantil con el fin de crear acciones que permitan garantizarles sus derecho y sobre todo, protegerlos de ser explotados.

Este año el informe mundial de esta situación no es alentadora: pese a que este problema continúa disminuyendo en todo el mundo, el ritmo de reducción cada año es menor. Factores como la crisis mundial que vivimos hace tiempo incrementaron, o mejor dicho, pusieron la atención pública en otros sectores que se verían afectados; y aunque los índices no sufrieron aumentos dramáticos, la reducción en la lucha podría causar que de repente los índices de trabajo infantil se disparen.

Hay una meta propuesta por la OIT para erradicar las peores formas de trabajo infantil (cómo la prostitución y esclavismo) y ya se piensa que si la lucha sigue disminuyendo, esta meta no se logrará para el 2016.

Este año la estadística mundial de niños trabajadores es de 53.5%, es decir, 115 millones y la mayoría está expuesto a las peores formas de trabajo infantil.

Imagen: bdebaca