Guanajuato prohíbe el Mundial en las aulas

La semana pasada les contábamos sobre la iniciativa de transmitir los partidos de la selección mexicana en las aulas de las escuelas inscritas al sistema federal. Suponemos que la respuesta fue bien recibida por todos los alumnos y algunos maestros, así que a partir de mañana los niños podrán ver partidos del Mundial entre clases. Pero no en Guanajuato.

Guanajuato (oh, que sorpresa) decidió prohibir la proyección de los partidos en horarios de clases, y su Secretaría de Educación (SEG) declaró que las faltas por estas mismas razones serán penalizadas tanto en maestros como en alumnos. Se entiende porque aún hay clases, algunos alumnos estarán presentando exámenes y necesitan concentrarse al máximo. Pero recuerdo la frase de una profesora que conozco: “lo que no aprendiste en un año, no lo aprenderás en un día.” Es cierto, los niños perderán clases, pero aquellos con un buen promedio no creo que lo bajen y aquellos que están a punto de reprobar alguna materia no se recuperarán si dejan de ver un par de partidos de fútbol. Además, al proyectar los partidos en las escuelas, se puede garantizar que los alumnos reciban algunas clases en lo que resta del día, mientras que si los niños (con el apoyo de sus padres) deciden faltar a clases a causa del Mundial, perderían un día completo de escuela.

Se trata en total de 6 horas de clase que bien pudieran ser reprogramadas, lo mismo si se tratara de exámenes. O bien se podría aplicar la estrategia de las escuelas privadas: grabar los programas y dejar que los vean los niños que han completado su trabajo. Los detractores de estas medidas expresan que el fútbol es una pérdida de tiempo, a mí solo me sorprende que aún se pase por alto la fuerza política y unificadora de este deporte. El Mundial es una de pocas ocasiones en las que los mexicanos se unen para apoyar una sola cosa: la selección mexicana. En escuelas públicas, con más de 40 niños por aula, esta puede ser una oportunidad para integrar al salón, mejorar las relaciones entre los alumnos e incluso disminuir los niveles de violencia entre los mismos.

Foto: El Último Cono