Al Ejército Mexicano también le «enchularon la máquina»

… o le tunearon la nave, o cómo sea que se diga en estos días. Pues resulta que tras varios consejos del gobierno estadounidense, el gobierno mexicano decidió que era cierto, sus solicitudes de armamento en el marco del Plan Mérida resultaban completamente inútiles en su lucha contra el narcotráfico. Además de que muchas de sus piezas de artillería resultaban demasiado pesadas y estorbaban a la hora de combatir al crimen organizado.

Además, cuando el enemigo tiene armas cada vez más potentes y se ha optado por emprender la acción militar, un ejército debe encontrarse siempre a la vanguardia. Por desgracia, ése es el caso de México puesto que enfrentarse a la delincuencia organizada es enfrentarse a grupos armados con rifles AK-47, AR-15 y ametralladoras calibre .50, capaz de efectuar 800 disparos por minuto y penetrar casi cualquier blindaje.

Por estas razones, y aprovechando que es el año del Bicentenario, la Planta de Ensamblaje Militar se encuentra fabricando nuevas armas con mayor capacidad y tanques más seguros, con un nivel de blindaje B6, que protegería a los pasajeros del impacto de fusiles de alta potencia. El teniente coronel Narcizo Rodríguez, jefe de la planta, declara:

Los futuros vehículos del ejército, con capacidad para trasladar al menos 10 militares, tendrán blindajes de nivel B6, resistente a ataques con armas calibre .50, y ametralladoras de alto poder en el exterior.

Además, los ingenieros militares ya se encuentran desarrollando el fusil "Morelos Bicentenario", con calibre 7,62 mm, que estará destinado a francotiradores, y granadas de largo alcance. ¿Creyeron que lo habían visto todo? Esta guerra está a punto de volverse más cruenta. Sólo espero que las nuevas armas en realidad aumenten la efectividad del ejército.

Foto: Foro Extraoficial de la Fuerza Aérea Mexicana