[Campus Party] Gobierno del DF busca reducir brecha digital

Algo ha quedado claro en los días que llevamos de Campus Party: el internet en México es un lujo al que sólo 30 millones tenemos acceso. Aunque en lo personal no considero que el internet para todos tenga más importancia que programas sociales de reducción de pobreza y de aumento en los estándares educativos, hay una opción que combina desarrollo educativo y profesional con tecnología.

El área de Inclusión Digital de Campus Party México 2010 y el Instituto de Asistencia e Integración Social (IASIS) del Gobierno del Distrito Federal crearon un proyecto para acercar la tecnología a los grupos más vulnerables del país. La definición de “grupo vulnerable” no puede ser más variada: incluye ancianos, niños de primaria de bajos recursos, madres solteras y personas de la calle.

En conferencia de prensa, el director del IASIS, César Cravioto, habló sobre los programas para reducir la brecha digital en niños y adultos de la calle. Una parte fundamental de dicha iniciativa se lleva a cabo en Campus Party, se calcula que durante toda la semana alrededor de 3 mil jóvenes y adultos tendrán contacto con la tecnología de este gran foro, 40% de ellos por primera vez. Esto tiene como objetivo familiarizar a los sectores más desprotegidos de la sociedad con la tecnología para que puedan aprovecharla de la mejor manera posible: ya sea que un padre de migrantes conozca a su nieto por primera vez por Skype o que un niño de la calle vea las estrellas en un telescopio y decida ser astronauta de grande.

El director general de Campus Party, Aítor Marín está consciente, de que este acercamiento no cambiará la vida de las personas, pero sí ´puede darles una visión del mundo que no conocían, ampliar sus horizontes:

No les vamos a cambiar la vida, plantaremos una semilla… y esperaremos que algún día germine.

Al ser cuestionado sobre la continuidad de este proyecto, César Cravioto menciona que en varios albergues de la Ciudad de México se han instalado salas de cómputo y que, contrario a la creencia popular, el analfabetismo no es por lo general un obstáculo para este programa. De hecho de todos los usuarios de albergues registrados, sólo el 15% no sabe leer ni escribir y se calcula que unos 200 cuentan incluso con estudio de licenciatura.

Foto: Portal Impresión