La Corte avala las adopciones por parte de parejas gay

Hoy es un día histórico para los derechos humanos en nuestro país. La Suprema Corte de Justicia de la Nación ha fallado a favor de las adopciones por parte de las parejas del mismo sexo. Con nueve votos a favor y dos en contra, las parejas homoparentales tendrán la posibilidad de adoptar hijos. Un gran triunfo para la comunidad LGBT de nuestro país, y en general, de toda la sociedad civil.

No fue una discusión fácil. El principal argumento en contra es que los hijos que crecen con padres homosexuales presentarán "problemas" en su desarrollo. Incluso se estudió un análisis que presentó el Instituto Mexicano de Orientación Sexual, el cual fue calificado de tendencioso, parcial, y de pobre metodología. También se planteó la anticonstitucionalidad basada en la falta de estudios emípíricos, a lo que la Corte reviró que tampoco existen este tipo de documentos sobre padres solteros, y eso no los hace legalmente inviables.

Quizá el argumento más sólido que se presentó fue la discriminación social. A propósito, el ministro Arturo Zaldívar enunció que las sociedades son dinámicas, y que lo que antes no se aceptaba (matrimonios interraciales, adopción por parte de solteros) ahora sí. "La pregunta es si nosotros seremos parte de la tendencia que evite la discriminación o vamos a constitucionalizar la discriminación", cerró Zaldívar.

Al final, la Corte ha decidido legislar al respecto, y dejar en manos de cada juez que decida si procede la adopción, sin necesidad de que la orientación sexual cuente como un obstáculo. Será la capacidad de proveer al niño los cuidados necesarios lo que impere. Sin embargo, no todo son campanas al vuelo. Ahora la ley está de parte de la equidad de género, pero resta ver si la sociedad es capaz de aceptar este cambio, sobre todo en sus sectores tan conservadores. Y es que con situaciones tan medievales como la de Guanajuato, ésta es sólo una cal por un millón de arena.

Imagen: Cristianos Gays