Avión no tripulado vigilará la frontera México – Texas

Un avión no tripulado (conocidos tambien como drones) comenzó esta mañana con sus labores de patrullaje en la frontera entre el estado de Texas y México. La aeronave, propiedad de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de Estados Unidos, tiene como propósito reforzar la vigilancia de ese sector para detectar al tráfico de estupefacientes y a los indocumentados.

Ésta no es la primera nave no tripulada que se coloca en la frontera, pues en estados como Arizona (¡dónde más!) existen otros vehículos de vigilancia. Este avión puede volar hasta una altura aproximada de 5,700 metros, y es capaz de estar en misión por casi 20 horas consecutivas. Además, el drone está equipado con varias cámaras de video que pueden detectar actividades sospechosas (incluso, detectar placas de automóviles fichados por la policia) sin importar si es día o noche.

Hace unos meses comentaba en ALT1040 sobre el aumento en el presupuesto para vehículos teleoperados en la frontera. La idea de Estados Unidos con estos aviones es ubicar tanto a criminales como a migrantes, estableciendo un cerco fronterizo mucho más estricto. Y no se lo toman a la ligera: el drone que se usará en Texas es un Predator B, también conocido como el General Atomic MQ-9 Reaper, un vehículo habitual en guerras e intervenciones. ¿Será que con el fin de la ocupación en Irak, les sobren algunos para adaptarlos al desierto mexicano?

Aunque Barack Obama no está muy de acuerdo con emplear estos vehículos para la detección de inmigrantes (después de todo, implica delegar la resposabilidad a una máquina), la presión del gobernador tejano Rick Perry ha consiguido un presupuesto de 600 millones de dólares para reforzar el área. Así que coyotes y narcos, ándense con más cuidado, que hay alguien viéndolos muy, muy de cerca desde los cielos de la frontera.