Aprobada la Ley de Protección a los Animales en Veracruz

Hace no muchos días comentábamos que en nuestro país el maltrato animal es un hecho pasado por desapercibido ante la abundancia de casos que en cada esquina podemos encontrar, además de no existir una cultura del respeto animal, pues desde pequeños nos enseñan que los animales son de compañía y por lo tanto podemos hacer con ellos lo que mejor nos convenga.

Lo mencionamos por el gusto que nos llena enterarnos que el Congreso del Estado de Veracruz aprobó la Ley de Protección a los Animales, mediante la cual se pretende garantizar el bienestar, manutención, desarrollo natural y salud de los animales, así como protegerlos del maltrato, crueldad, sufrimiento y deformación de sus características físicas; tal legislación abarca a todos los animales que se encuentren de forma permanente o transitoria dentro del territorio veracruzano.

Y si bien de buenas a primeras suena ideal, es necesario aclarar que quedaron fuera de esta ley los espectáculos taurinos, circenses, peleas de gallos, faenas camperas, carreras de animales, actividades relacionadas con el deporte de la charrería, jaripeos, pamplonadas, granjas cinegéticas y Unidades de Manejo Ambiental, los cuales se ajustarán a lo dispuesto en leyes, reglamentos y ordenamientos jurídicos que apliquen en cada caso.

Las multas que se aplicarán  aquellos que maltraten animales irán de los 10 a los 500 días de salario mínimo y arrestos administrativos de hasta 36 horas. Se otorga aval para la creación del Consejo Consultivo Ciudadano para la Atención y Bienestar de los Animales, órgano cuya finalidad principal será establecer acciones programáticas en beneficio del respeto animal y la constitución del Fondo Ambiental Público, administrado por la Secretaría de Salud, y cuyos recursos se destinarán al fomento de estudios e investigaciones, programas de educación, capacitación y difusión en mejoría de los mecanismos de protección a los animales y la promoción de campañas de esterilización.

Definitivamente puede quedar una sensación de insatisfacción por la cantidad de actividades en las que se promueve el maltrato animal de manera directa o indirecta y que quedan fuera de la aplicación de esta ley, pero sin duda es un primer paso en busca de fomentar entre la población la cultura del respeto animal y que otros estado deberían imitar.

Imagen: DefensAnimal.org