La Cruz Roja pide tregua a los sicarios

La Cruz Roja Mexicana le ha solicitado a los sicarios involucrados en la guerra contra el narcotráfico que respeten su labor de auxilio. Ya que la policía ha sido incapaz de garantizar la seguridad de paramédicos y socorristas, los miembros de esta asociación han llamado esta tregua, pues señalan que para ellos no existe distinción ni preferencia hacia buenos o malos.

La inseguridad ha llevado al presidente del patronato de la Cruz Roja Mexicana, Marco Antonio Carrillo, a pedirle a los grupos armados que respeten a la institución, un "símbolo que representa neutralidad, humanismo, la solidaridad con todos nuestros hermanos". Carrillo entiende que la guerra es entre el gobierno federal y la delincuencia organizada, y que la Cruz Roja se encuentra en medio del fuego cruzado. El llamado a la tregua se debe a que el martes 26 un comando ingresó por la fuerza a sus instalaciones para llevarse un cadáver.

"Que nos respeten porque nosotros, llegado el momento, también los vamos a atender a ellos", señaló Carrillo. El presidente de Cruz Roja le recordó a los sicarios que los paramédicos son voluntarios. También exigió que tanto el gobierno estatal como el federal hagan lo posible para mantener la seguridad de estos recintos. A pesar de los hechos violentos, ninguno de los 150 socorristas registrados en la unidad de Culiacán ha solicitado su baja.

Incluso dentro de los conflictos bélicos internacionales, existe el pacto tácito de que ambos bandos respeten el trabajo las organizaciones humanitarias. Después de todo, la Cruz Roja tiene razón al asegurar que ellos no ven a quién están atendiendo, sino que su trabajo es rescatar vidas sin distinción alguna. Aunque habrá quien discuta si es ético o no salvar a un criminal, la verdad es que la misión de este organismo ha sido desde siempre la de otorgar atención médica urgente a cualquier persona. Al igual que el gremio periodístico, los paramédicos sólo están cumpliendo con su trabajo. Por desgracia, cuando el Estado es incapaz de salvaguardar a los ciudadanos, sólo quedan este tipo de recursos: voltearse a pedirle al contrario que, por favor, apunte su pistola para otro lado.

Imagen: Cruz Roja Sede Central