¡Vamos a la Feria del Mole!

Desafanándonos del ritmo cotidiano de noticias sobre violencia, política, desastres naturales y otras tantas que parece llenan el panorama de nuestro vivir diario en este país, queremos invitar a los habitantes de la zona metropolitana del Distrito Federal y rumbos aledaños a que aprovechen este fin de semana para darse una vuelta por San Pedro Atocpan y disfrutar de la fiesta que envuelve a esta población de la delegación Milpa Alta: la 34 edición de la Feria Nacional del Mole.

Desde el 2 y hasta el 24 de octubre y desde las 10 de la mañana más de 200 locales ofrecen todo tipo de moles, tanto a granel como preparado, así como una variedad de antojitos y comida preparada con este tradicional alimento mexicano. La sensación de recorrer las calles y distinguir esa variedad de aromas producto de los diversos ingredientes requeridos para su elaboración (chile mulato, ancho, pasilla, ajonjolí, especias y chocolate) es una experiencia digna de vivirse, además de disfrutar de juegos mecánicos, bailes populares, jaripeos, peleas de gallos entre muchas de las actividades artísticas y culturales preparadas para la ocasión.

Cabe destacar que este año se extenderá ante la UNESCO una petición para que el mole sea reconocido como Patrimonio de la Humanidad, y del mismo modo para que San Pedro Atocpan sea considerado de los primeros Barrios Mágicos decretados en la Ciudad de México. El que se realice en este poblado la feria es en cuanto está colocado como principal centro productor de mole en toda la República, siendo el más típico el almendrado.

Por si fuera poco, dentro de las siete hectáreas de terreno que ocupa la feria habrá un espacio para artesanos de los estados de México, Hidalgo, Morelos y Tlaxcala, los que ofrecerán diversas artesanías y manualidades, por lo que el paseo se vuelve redondo al poder contemplar y adquirir piezas nacidas de sus manos creativas.

La Feria está ubicada en el kilómetro 17.5 de la carretera Xochimilco-Oaxtepec, y puedes llegar ya sea por Santa Cecilia Tepetlapa o por la avenida Tláhuac. No desaproveches la oportunidad de salir de la rutina y aprovechar de paso, para disfrutar de un sabroso conejo en adobo o un mole almendrado con guajolote.

Imagen: El Universal