¿Ciencia o dogmas? El GDF promueve la homeopatía y la acupuntura

Como muchos ya sabrán, esta es la Semana de Ciencia y la Innovación en el Distrito Federal. Uno de los temas que más llamaron la atención al autor del blog Espejo Escéptico es que Armando Ahued Ortega, Secretario de Salud del DF anunció que el Gobierno Capitalino ha decidido apoyar y promover la homeopatía y acupuntura, entre otras pseudociencias, abriendo una clínica en la cual invertirán 18 millones de pesos en la remodelación y el equipamiento.

El problema no es tanto que las apoye, sino que afirma que la homeopatía y la acupuntura no son pseudociencias y se justifica diciendo que son ampliamente reconocidas. Eso demuestra que no tiene ni la menor idea de lo que se trata la ciencia:

Vamos por partes. La homeopatía efectivamente es una pseudociencia. ¿Porqué? Porque para cualquier conocimiento pueda ser considerado ciencia debe ser objetivo, observable y comprobable mediante uno de los diferentes métodos o técnicas científicas. La homeopatía está basada en dogmas y los resultados positivos que se dicen tener son parecidos a los que en la ciencia se conoce como placebo.

En el caso de la acupuntura es un poco diferente. Es una medicina tradicional de origen oriental que si se ha demostrado ser eficaz en el tratamiento del dolor de las mujeres embarazadas, pero no para el resto de las enfermedades.

Entonces, ¿cuál es el rumbo que debe tomar el país? ¿La ciencia o los dogmas? No estoy totalmente en contra de la acupuntura y la homeopatía, pero no se puede apoyar un tipo de tratamiento subjetivo. Lo que no estaría mal es que apoyaran estos tratamientos alternativos solo para las enfermedades a las que se comprobado científicamente que son efectivos. En otras palabras, la medicina alternativa no es para todas las enfermedades.

¿Cuál es el mayor problema de todo esto? Que la gente que no sabe confía ciegamente. En Michoacán me ha tocado saber de muchos "médicos" de este tipo dicen tener un tratamiento para enfermedades como la diabetes. Incluso algunos pueden operar (espiritualmente) un tumor en la cabeza. ¿Cuál es el porcentaje de personas que sanarán con este tipo de placebo? ¿Una entre cien o entre mil? Los enfermos pueden agravarse al grado de que tarde o temprano terminan en una clínica de medicina científica, y en muchos casos puede ser demasiado tarde salvarlos.

Ahora, si se apoya este tipo de medicinas que tienen muy poca (o nula) eficacia, ¿Cómo atacar los astrólogos, brujos y productos milagros que nos venden por televisión? Para Rosaura Ruiz Gutiérrez, Directora de la Facultad de Ciencias de la UNAM, esto definitivamente no es lo mismo. Ella también considera que la homeopatía y la acupuntura son ciencias y deben ser respetadas.

En su ponencia criticaba los productos milagros ya que prometen bajar de peso sin dejar de comer y hasta viendo televisión. Si bien esto no es igual a la acupuntura o la homeopatía, si tienen algunas cosas en común: las dos tienen un porcentaje de eficacia muy bajo y los dos explotan la ignorancia de la gente. ¿Cuál sería entonces la diferencia entre Jaime Maussan, los brujos de Catemaco, los astrólogos, los vendedores de productos milagro y los médicos de la acupuntura y homeopatía?

Desde luego, estos dos tipos de medicina deben ser respetados; pero estoy totalmente en contra de que el Gobierno los apoye sin que existan pruebas científicas sobre su eficacia.

En dado caso, personalmente apoyaría la medicina natural mexicana. Está claro que en la mayoría de los casos no es igual de efectiva, pero sí se ha comprobado que muchas plantas contienen sustancias reconocidas por los científicos y usadas en la medicina; por lo tanto, podemos decir que en la medicina natural mexicana si está aprobada científicamente. Claro, no para todos los casos ni todas las enfermedades.

Respecto a las declaraciones del Secretario de Salud del DF y la Directora de la Facultad de Ciencias de la UNAM, es lamentable que personas con tan pocos conocimientos sobre la ciencia ocupen estos cargos.

Foto CC: Wikimedia