Isabel Miranda de Wallace gana el Premio Nacional de Derechos Humanos

El Premio Nacional de Derechos Humanos es un reconocimiento otorgado por la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) cada año a líderes mexicanos que se hayan destacado en el ámbito de los derechos humanos. La ganadora de este año, aunque no fue una sorpresa, sí es completamente merecedora de la distinción. Isabel Miranda de Wallace, ganadora 2010, ha demostrado que una sociedad civil informada y organizada puede en realidad alcanzar grandes logros. La señora Miranda ha pasado los últimos cinco años buscando a los secuestradores de su hijo y el 4 de diciembre pasado cayó el último de ellos: Jacobo Tagle.

Cualquier padre estaría furioso y probablemente debería ser detenido para no lastimar al criminal, pero la señora Miranda quiso asegurarse de que Tagle no fuera torturado con fines de investigación. Esto se debió no sólo a su gran humanidad, sino también a su respeto por los procedimientos legales. Durante estos cinco años, además de dedicarse a la captura de los secuestradores de su hijo, hizo su misión personal el abogar por una policía más profesional, confiable y recta en su actuar. Esto se debe a que, por desgracia, hubo varios policías involucrados en el secuestro de su hijo Hugo.

En la entrega del premio estuvieron presentes el presidente Felipe Calderón, la primera Dama Margarita Zavala, el titular de la Secretaría de Gobernación (Segob), José Francisco Blake Mora, y el presidente de la CNDH, Raúl Plascencia Villanueva. Aunque el presidente de la República e Isabel Miranda han tenido momentos bastante incómodos en su larga relación de amor-odio (a ningún presidente le gusta que le recuerden sus errores y a ninguna madre le gusta que las autoridades no cumplan su labor), el intercambio durante la ceremonia fue bastante respetuoso (como siempre) y un poco más amigable. Espero que ahora que se ha encontrado al último secuestrador la señora Miranda continúe con su labor… y que dejen de dudarse las razones de su actuar. Incluso Miranda aclaró al presidente:

Tome mi crítica como una reflexión hacia todas las autoridades de los tres Poderes y de los tres órdenes de gobierno, y también como un llamado a la responsabilidad de todos los ciudadanos que, con su apatía, hemos permitido que estemos viviendo el México inseguro que tenemos.

Durante la ceremonia, el presidente Calderón declaró respecto a las demandas de Isabel Miranda por una policía más confiable:

La SIEDO, como otras, como las propias policías ministeriales, requieren un enorme esfuerzo de revisión, de depuración, de fortalecimiento que nos permita, a nivel Federal, ser cada vez más eficaces.

Al aceptar que hay un problema de confianza al interior de las diferentes policías, Calderón abre la puerta a diferentes posibles planes de acción… y a que Isabel Miranda continúe su trabajo. Esto, aunado al premio recibido por la última es un recordatorio de que una sociedad organizada, activa y consciente de la situación nacional en realidad hace maravillas en el ámbito de la seguridad:

Si México no hubiera perdido el rumbo hace muchos años, hoy tendríamos mucho más empleos y condiciones diferentes para los mexicanos. Por esta razón yo me pregunto si no es el momento para detenernos y reconstruir nuestro sistema político y social en vez de reparar lo irreparable.

Foto: Puro Narco