La cocina mexicana enfrenta los retos de la globalización

Como muchos ya sabrán, el pasado mes de noviembre la UNESCO nombró como Patrimonio Inmaterial a la cocina tradicional mexicana. Este reconocimiento fue un gran logro para nuestro país. Sin embargo, nuestra cocina aún tiene grandes retos que enfrentar: la globalización y los productos enlatados.

Antropólogos del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) revelan que uno de los principales problemas para la gastronomía de nuestro país es la creciente importación de granos de maíz, situación que provoca que muchas especies de origen mexicano desaparezcan. El otro problema es el consumo masivo de alimentos enlatados, productos que han sido aceptados por gran parte de la sociedad y han logrado ganar terreno frente a la comida mexicana.

El problema de la cocina mexicana es que es relativamente compleja en su preparación. Platillos típicos como un mole poblano, unos tamales o un pozole requieren de mucha dedicación e incluso mucha experiencia en el ramo; situación que evita elegir este tipo de alimentos a la hora de cocinar por el estilo de vida moderno que llevamos.

En respuesta a esto han impulsado programas en el estado de Michoacán para salvaguardar la gastronomía mexicana. Este programa consiste en proporcionar asesoría a sobre administración de negocios, higiene y mercadotecnia a las mujeres de comunidades que se distinguen por la excelencia de sus cocinas.

A decir verdad, ¿cuántos jóvenes de las nuevas generaciones sabemos cocinar algunos de los platillos que preparaba nuestra abuelita? Esa falta de transmisión de conocimientos pudiera derivar en que muchos platillos queden en el olvido. Hay muchísimas recetas que ni siquiera están "documentadas" (por nombrarlo de alguna manera) y permanecen en calidad de "receta secreta de la abuela". Muchos otros solo sobreviven gracias a esa transmisión de conocimientos.

Considero también importante no solo fomentar la cocina, sino también el consumo; ya que la comida mexicana no solo es de las más exquisitas, sino también de las más nutritivas del mundo.

Foto CC: Dalboz17