México, último lugar de la OCDE en lectura y ciencias

En palabras del secretario general de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), José Ángel Gurría Treviño, el impacto final de la inversión en educación en el país (que alcanza el 6% del PIB) sigue sin ser el adecuado ante la falta de esfuerzos por homogeneizar y terminar con las inequidades del sistema y la ausencia de una cultura de evaluación.

Ello luego de los resultados de la organización respecto al posicionamiento de México como el último lugar entre los países que la conforman en la evaluación de lectura y ciencias, y el penúltimo en matemáticas en el Programa para la Evaluación Internacional de los Estudiantes (PISA). Dicho estudio se aplicó a 475 mil estudiantes quinceañeros seleccionados al azar en 65 naciones (34 de ellas pertencientes a la OCDE).

El titular de la OCDE externó que en cuanto los jóvenes de 15 años del país estén mejor educados, continúen sus estudios, entren en el mercado laboral y se desempeñen mejor como trabajadores mejor calificados, a la largo plazo el país se podrá aumentar el Producto Ingreso Bruto en cantidad considerable.

Este informe de la OCDE, sin embargo, señala que los resultados obtenidos por México superaron el promedio de los países de América Latina en esta prueba aplicada en marzo de 2009, superando a países como Brasil, Argentina, Panamá y Perú. Por entidades, el mejor desempeño fue el del Distrito Federal, seguido de Nuevo León y Chihuahua, mientras que los más bajos promedios fueron de Chiapas, Guerrero, Tabasco, Oaxaca y San Luis Potosí.

Lo que ha dejado en claro de estas valoraciones a nivel internacional es que la imagen de un mundo dividido entre países ricos y bien educados, y pobres y mal educados ha caducado, como ejemplo está el caso de Corea del Sur que a pesar de dedicar un porcentaje del PIB inferior a la media de la OCDE en educación, se encuentra adelanta de muchas con mayor inversión.

Imagen: FL4Y