Meebox Slate, la tablet mexicana

Las tablets están de moda. Los que ya tienen una, la alaban diciendo que es un dispositivo maravilloso y revolucionario. Los que no hemos tenido la oportunidad de tener una en nuestras manos, simplemente no entendemos muy bien el porqué de tanto alboroto. Lo que si es una realidad es que muchas empresas están sacando su propia tablet porque es lo que hoy vende y quieren competir en el mercado. Y los mexicanos no se quedaron atrás.

Una empresa tapatía ha lanzado en el CES 2011 (una Feria Internacional de Electrónica de Consumo que se lleva a cabo en Las Vegas, Nevada) un tablet para competir en este terreno con las grandes firmas internacionales. El nombre de este dispositivo es Meebox Slate y la empresa asegura que es más poderoso que el iPad.

Meebox compitió con decenas y decenas de tablets de todas marcas, colores y nacionalidades que se han presentado durante este evento en este año y según la empresa, concretó 90 órdenes de venta.

Los que no están muy enterados de que es todo este rollo de las tablets, se trata de técnicamente una computadora portátil; pero que en lugar de teclado físico y ratón, tiene una pantalla táctil para interactuar con el usuario. Estos dispositivos se pusieron muy de moda a partir del año pasado, cuando la empresa Apple lanzó el llamado iPad. Fue tanto el alboroto que hasta los diputados de la Asamblea Legislativa del Distrito Federal (ALDF) querían uno según ellos como una "medida ecológica".

Como es de esperarse, el tablet no está hecho al 100 por ciento de tecnología mexicana. Entre sus principales características es que cuentan con un procesador Intel Atom y corre el sistema operativo Windows 7. Sus precios van desde los 8 mil 699 pesos para el modelo más básico hasta el modelo "Pro" que tiene un precio de 12 mil 299 pesos.

Muchos mexicanos somos algo patriotas. Preferimos en muchas ocasiones los productos hechos en México sobre los de origen extranjero. Así que si deseas comprar un tablet, ¿Por qué no el Meebox?. Tratándose de una empresa mexicana que además genera empleos y paga impuestos (bueno, se supone que debería), no estaría mal darle una oportunidad. O al menos tenerla como una buena alternativa en nuestra próxima compra, ¿No creen?