La situación de los maestros en Oaxaca no tiene solución

No han pasado más de dos meses desde que se efectuó el cambio de gobierno de Ulises Ruiz por el de Gabino Cué y ya se están presentando nuevos problemas con el Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE) todo esto debido a la visita del presidente Felipe Calderón Hinojosa.

El sindicato también viene apoyado, como es costumbre en el estado, por la Asamblea Popular de los Pueblos de Oaxaca (APPO), una comunión bastante redituable para ambos grupos, que para mí no tienen nada que ver unos con otros. Para hoy buscan convocar a una marcha de más de 70 mil personas entre representantes de estos grupos así como gente que busca el pretexto para caer en vandalismo.

El día de ayer en que comenzó el nuevo conflicto, el gobernador tuvo una sabia decisión de cerrar el Centro Histórico para impedir un daño mayor a una de las ciudades Patrimonio de la Humanidad. También existieron varios arrestos de profesores y manifestantes pero no tuvieron de otra más que intercambiarlos por tres policías federales femeninas que habían secuestrado los revoltosos.

Honestamente no entiendo ya porque es tanto el levantamiento que hacen, ni tampoco entiendo el tiempo en el que están realizado dicha marcha. Prácticamente fue ayer el día en el que Gabino Cué tomó el mando en el estado y prometió dar soluciones a este conflicto pero ni siquiera lo han dejado trabajar. Hasta se hablaba de la creación de una comisión de la verdad para dar soluciones transparentes ante asuntos relacionados con éste tema.

Es inadmisible el cómo se maneja la educación infantil en ese estado. Creo que los niños tienen más vacaciones ahí que días escolares pues a cada rato cierran las escuelas para que sus "maestros" que son "muy educados" vayan a provocar disturbios y agresiones en el centro de la capital Oaxaqueña.

Como arquitecto me duele mucho que una de las ciudades más hermosas de nuestro país sea tan maltratada y lastimada por gente que no tiene la conciencia de lo que tiene. Entiendo que es necesario que existan demandas cuando hay inconformidades y por eso se hagan manifestaciones, pero una cosa son manifestaciones pacíficas y otra cosa es vandalismo. Tan desesperado estoy, que me gustaría muchísimo que exista una disolución del SNTE y de la APPO en Oaxaca, o como menciona mi compañero Hugo Torres; que comiencen las actividades del nuevo sindicato que parece muchísimo más responsable y honesto que el actual. En fin, estos son sólo deseos de alguien que como muchos mexicanos ya está harto de tanto conflicto innecesario, pues esta gente sólo busca pelear por pelear.

Viendo la foto que fue tomada en el conflicto del 2006 me pregunto: ¿cuántos en la imagen serán maestros de verdad? ¿Tú que opinas?

Foto: Jorge Santiago