Congreso de Chihuahua pide prohibir venta de «Call of Juarez: The Cartel»

Protagonista del videojuego Call of Juarez: The Cartel

Increíble. Las molestias y susceptibilidades heridas que no causaron la cinta de Luis Estrada, El Infierno, el disco de los Tigres del Norte, El Jefe de Jefes, o la novela de Pérez Reverte, La Reina del Sur, las está generando un videojuego: Call of Juarez: The Cartel. El congreso de Chihuahua ha aprobado por unanimidad la iniciativa del diputado priista Ricardo Bonne, que pide a la Secretaría de Gobernación y a la Secretaría de Economía prohíban la venta de la tercera entrega de la saga del videojuego Call of Juarez, aduciendo que atenta contra la imagen de la ciudad fronteriza, considerada ahora como la más violenta del mundo.

A decir del diputado, este juego:

sólo contribuirá a seguir perjudicando la imagen de la ciudad fronteriza, además de que este tipo de títulos sólo fomenta el aumento a la violencia.

Call of Juarez es una saga de videojuegos para adultos, de tipo western, que se ubican en distintos periodos de la historia estadounidense. Su primera entrega está situada en los idílicos tiempos del viejo oeste, mientras que la segunda se desarrolla durante la guerra civil. La tercera parte, como ya se había comentado hace unos meses en Ecetia, se desarrolla en nuestros tiempos, narrando la travesía de los protagonistas desde Los Ángeles hasta Ciudad Juárez, donde se enfrentan contra narcotraficantes.

Ya antes otros videojuegos como Smuggle Truck: Operation Immigration (en Méxio), o 1378 km (en Alemania) habían originado debates sobre la pertinencia o incluso el nivel de eticidad en los mismos, sin embargo ¿No está yendo el congreso de Chihuahua demasiado lejos? ¿No hemos tenido ya a últimas fechas demasiados roces con la visión que tienen otras culturas de nuestra vida nacional? ¿No hay otros temas más importantes qué discutir en las cámaras aparte de un videojuego que ni siquiera es de los más populares?

Estos son mis dos centavos al respecto: Al igual que la cinta El infierno, los narcocorridos o las novelas inspiradas en la cultura del narcotráfico, los videojuegos son expresiones culturales y deben tomarse como tales (en algunos años, estoy seguro, podrán considerarse incluso como expresiones artísticas). Si Call of Juarez: The Cartel en vez de ser un videojuego fuera una novela ¿Causaría tanta molestia? ¿También se pediría censurarla impidiendo su venta? Yo me sumo a la opinión de que esta clase de contenidos, como muchos otros, deben ser puestos al análisis individual y, en el caso de estar expuestos a niños, sometidos a discusión con ellos. Creo que puede ser más traumático para un infante sentarlo a ver las noticias que jugar un videojuego. Pero ese soy yo… ¿Ustedes qué dicen?

Foto: Ecetia