Estados Unidos envía drones a México para combatir al narco

El New York Times ha revelado que Estados Unidos está enviándole drones (también llamados vehículos no tripulados) al gobierno mexicano para ayudarlo a recabar información para el combate al narcotráfico. El acuerdo se tomó en la última reunión que sostuvieron Felipe Calderón y Barack Obama, celebrada el 3 de marzo. De acuerdo con el diario, dicho pacto se había mantenido en secreto por las restricciones legales en México y la sensibilidad en torno a la soberanía nacional.

El Pentágono ha iniciado sus operaciones en con estos drones en espacio aéreo mexicano desde el mes pasado. Incluso, se dice que una unidad fue la que detectó a varios sospechosos del homicidio del agente Jaime Zapata el 15 de febrero. No obstante, todos los involucrados --el Pentágono, el Departamento de Seguridad Nacional de Estados Unidos y las autoridades mexicanas-- se negaron a comentar públicamente al respecto. Sólo algunos, amparados bajo el anonimato, dicen que esta acción es evidencia de los esfuerzos para mantener la seguridad de ambos países ante una amenaza común. Además del uso de drones, ambos mandatarios también acordaron que se abra otra agencia antinarcóticos en México, en la que puedan trabajar oficiales de las dos naciones en conjunto.

El NYT destaca algo que es bien sabido en México: el rol de Estados Unidos en la guerra contra el narcotráfico es cada vez más grande. Aunque la mayoría del público lo desconoce, la administración de Obama ha puesto especial énfasis en cuestiones como el entrenamiento de tropas y oficiales mexicanos, la colaboración bilateral con unidades de inteligencia o la actualización del equipo de seguridad en el país. A pesar de que en mayo de 2010, Obama indicó que cesaría el apoyo en materia de armas, helicópteros e instrumentos, esta nueva disposición indica lo contrario.

Sin embargo, el clima de cooperación entre México y Estados Unidos no es el mejor. Si bien la relación no es fría, sí se habla de mucho resentimiento entre ambas partes. Por un lado, Calderón se encuentra muy preocupado por la percepción pública, pues esta intervención podría considerarse hasta anticonstitucional. Sin embargo, si se hace como con la Iniciativa Mérida, podría tratarse de un acuerdo ejecutivo (executive agreement) -- una especia de acuerdo de palabra entre los presidentes, sin necesidad de ratificación de los Congresos.

Además, también se dice que México está muy molesto por los cables diplomáticos que ha revelado WikiLeaks, pues se muestran críticas de los diplomáticos de Estados Unidos hacia nuestro país. Del lado gringo, los legisladores están renuentes a participar con México, ya que consideran que no puede ser considerado como un socio confiable debido a los altos niveles de corrupción en su sistema de justicia.

Por cierto, cabe recordar que el uso de drones no es nuevo, pues en Texas está uno que se dedica específicamente a protección fronteriza. Es más, el gobierno mexicano cuenta con su flotilla propia de drones. Por razones de seguridad no se conoce el número de unidades, pero se maneja que tanto la firma mexicana Hydra Technologies como al israelí Elbit Systems proveen al Ejército.