Periodistas sufren más agresiones de autoridades que de narcos

Sin duda alguna, hablar de periodismo en nuestro país implica hablar de la violencia en que este se ve inmerso, pero curiosamente no por la situación que crean el crimen organizado, sino por lo que muchas veces las autoridades pasan por alto o pretenden dejar que suceda: manejar por medio de la violencia a los medios de comunicación y a sus representantes, los periodistas.

En esta ocasión el Centro de Periodismo y Ética Pública (CePEt) publica un informe detallado sobre los ataques, intimidaciónes y/o represalia contra 139 periodistas de 21 diferentes medios en 25 estados de la república.

Sabemos que en la mayoría de los estados el clima de violencia y el control que se disputan los grupos del crimen organizado no suele ser solamente entre delincuentes, sino entre las autoridades que pelean por tener control de la zona y en algunos casos, pelean para tener alianzas con grupos de narcotraficantes. Por esta cuestión se les otorga mayor responsabilidad en las agresiones a periodistas y medios de comunicación.

Cepet reporta que de los ataques, intimidación y/o represalias denunciados, hubo un saldo de 9 asesinatos, siendo responsables de 33 casos las autoridades, mientras que sólo en 26 se trató de miembros del crimen organizado.

Desgraciadamente al nivel de violencia de la que somos testigos, podemos decir que las autoridades aún no saben cómo tratar a los periodistas que cubren la nota roja, ya que en la mayoría de los casos las agresiones se realizaron al cuerpo de la persona que maneja herramientas de trabajo como cámaras, micrófonos o grabadoras. A eso podemos sumar las amenazas verbales o escritas que por hacer su trabajo recibieron.

El estudio agrega que es un hecho que el crimen organizado y la lucha que tiene con el gobierno federal desataron la violencia que se vive contra este gremio, pero no puede ser señalado como si de sus integrantes proviniera el único riesgo para el que decide ser periodista. Y la verdad no pongo en duda el análisis que se hace. Cada día son más los casos de periodistas fallecidos que "a causa del crimen organizado" lo pierden todo, mientras que las autoridades federales sostienen que el mal de nuestro país sólo son aquellos que comercializan con droga.

Lo que yo continúo preguntando es ¿hasta cuando en nuestro país se garantizará la seguridad de todos? Si recordamos las agresiones contra periodistas cada día son más violentas, pues antes llamar y asustar era el método preferido pero ahora pueden llegar hasta atentados con explosivos o disparos de armas de fuego de alto poder. A esto se le suma la falta de entrenamiento de soldados que ven a los comunicadores y periodistas como estorbo al cumplimiento de la ley y por eso son violentados. Y dadas estas condiciones podemos ver la primera consecuencia: autocensura para procurar la sobrevivencia.

¿Ustedes conocen casos donde se autocensuren para preservar la vida de editores y reporteros? Yo sé de algunos casos y sé que no me gusta vivir con ello, mucho menos con la violencia.

Imagen: Juan José López Torres