Puebla analiza la creación de un centro para «curar» homosexuales

Si todos pensábamos que existía una lucha constante entre Jalisco y Guanajuato para saber cuál de los dos era el estado más anti-gay posible, nos hemos equivocado. La siempre mocha Puebla de mis amores (¿porqué no?) ha levantado la mano dentro de este combate y da un duro golpe para afianzarse en la cima de las entidades más intolerantes en nuestro país. Resulta que el titular del Instituto Poblano de la Juventud (IPJ), Guillermo Almazán Smith, mencionó que se está estudiando la posibilidad de crear un centro de rehabilitación para homosexuales en el estado.

Como parte de una serie de comentarios para mejorar su imagen pública ante los poblanos debido a las fuertes públicas en su contra, el titular del IPJ no dudó en decir que se estudiaría la posibilidad para la creación de dichos centros, por lo que espera la propuesta de organizaciones y proyectos para promover campañas y centros de rehabilitación de este tipo.

La noticia honestamente me tiene más que horrorizado y consternado, ¡como puede ser posible que se esté estudiando la posibilidad de abrir un centro "correctivo" de algo que no es considerado como una enfermedad!. Ya se ha mencionado varias veces dentro de Vivir México y en muchas otras organizaciones que la homosexualidad no es considerada una enfermedad o defecto por parte de varias instituciones reconocidas a nivel mundial, entre ellas la OMS y la Asociación Americana de Psiquiatría.

La aprobación de un proyecto como este es un peligro principalmente para todos los jóvenes poblanos que luchan diariamente por ser reconocidos en una sociedad muy marcada por el estado religioso. Con el respaldo del gobierno y la existencia de un centro como este, muchas familias y personas podrán poner en tela de juicio a todos los homosexuales del estado, e incluso comprometerían la integridad de dichos núcleos sociales. No puedo dejar de imaginar la caza de personas por todas las calles de la ciudad donde los heterosexuales carguen con jeringas y crucifijos al más puro estilo exorcista a las personas que no son de su condición.

Honestamente con la alianza que se hizo en Puebla y el compromiso por el estado entre los partidos de izquierda y el PAN, yo me imaginaba que existiría una mayor apertura en favor del colectivo LGBTTTI, pero parece ser todo lo contrario. La fracción de izquierda solo se ha interesado por proponer una "Ley de sociedades de convivencia" que es más dudosa y risible como el hecho de que las telenovelas sean un medio comprobado en favor de la educación. En cambio mientras de nueva cuenta sale a la congeladora dicha ley, el Instituto Poblano de la Juventud ya anda analizando la creación de un centro a favor de la discriminación.

Urge poner atención en este asunto, el tema me parece de lo más serio y no me deja más que sospechar que como siempre, la Iglesia y su postura de todos los días está detrás de este tipo de propuestas. Todos sabemos que la cura es un fraude. No permitamos convertirnos en otro Jalisco o Guanajuato: recordemos que se está hablando de jóvenes y principalmente de seres humanos, no de cualquier objeto para poder experimentar.

Foto: Scroogeo