TV Azteca y la desinformación sobre Japón

De fondo, una construcción derruida. Frente al micrófono, Édgar Galicia, intrépido periodista de TV Azteca, reportando desde el epicentro de la destrucción. Habla de Minamisanrikusho, un lugar al que califica como "pueblo fantasma" tras el paso del terremoto y el tsunami en Japón. Acto seguido, Galicia nos da el testimonial de un hombre sin rostro. "Esto es lo único que quedó de mi casa", leemos en la traducción, mientras la lágrima nos rueda por la mejilla y el corazón se nos hace chiquito.

Lo que no sabemos es que el hombre en el vídeo dice: "Kao wo yamete kudasai yo", que traducido al español, significa algo como "¡No me grabes a la cara!". TV Azteca, con su característica maestría para el periodismo-espectáculo, lo hace de nuevo. Lejos de informar, hay que aprovechar el escenario dantesco, el montaje apocalíptico, para elevar los números del rating. Con el mismo oportunismo de los políticos que, pomposos y preocupados, corren hacia Laguna Verde, nuestros medios se alinean con la desinformación, la alarma y la histeria.

El movimiento es burdo. Envía primero a Édgar Galicia, personaje conocido por Primitivo, un reality show emitido durante el Mundial, en el que el periodista se integra a una tribu africana rodeada de clichés. Ahí, el hombre blanco (o moreno) debe adecuarse a lo salvaje, llevándoles la civilización gracias a una cascarita de fútbol. Él, cual corresponsal de guerra, es el encargo de reportar la destrucción que azota a Japón. Por lo menos Televisa cumple los deberes al mandar a Carlos Loret de Mola, cuya carrera periodística incluye tareas como enviado en Afganistán e Indonesia, mucho antes de convertirse en titular del noticiario matutino.

Rigo, un estudiante de posgrado en Sistemas Médicos en Japón, es el encargado de revelar la farsa en su bitácora personal:

Y así, cerca del 90% de lo que dicen es totalmente diferente a lo que ponen como traducción. Obviamente todo buscando hacer parecer la situación más difícil de lo que en realidad es. No es que no esté pasando nada en Japón. Sí hay ciudades arrasadas. Sí hay problemas en las central nuclear. Sí hay desabasto de comida. Sí hay gente huyendo de miedo pero ese miedo es principalmente por la desinformación y por los pseudo-periodistas que como el de este ejemplo, hacen lo que quieren con las imágenes y para vender la nota.

(...) Pero más que pena me da coraje porque mi familia y amigos se preocupan más de lo normal. Inclusive se pueden enfermar de la preocupación y a la vez hacen preocupar de más a la gente que vivimos aquí por que nuestras familias nos piden que regresemos al ver ese tipo de noticias.

La gente ya ha reclamado en los comentarios del vídeo (que, desgraciadamente, no se puede insertar, pero pueden ver completo en la liga), pero el canal hace mutis. Total, ellos ya lograron lo que querían: capitalizar la desgracia humana, disfrazarla de investigación periodística y venderla para saciar el morbo (y por supuesto, aumentar el rating). Con el nivel que tenemos en la televisión nacional, capaz y con su siguiente reportaje, hasta le dan el Premio Nacional de Periodismo a Édgar Galicia.

Actualización (19:00 horas): En los comentarios nos informan que Manuel Medina, otro mexicano afincado en Japón, también ha hecho un recuento completo del montaje mediático:

Otro hombre dice「漁協ってあったんですけれども、水門の近くに」(gyokyou tte atta n desu keredomo, suimon no chikaku ni). Esta es una traducción difícil porque 漁協 es la forma corta de 「漁業協同組合」(gyogyou kyoudou kumiai), que es un como una asociación cooperativa de pesqueros, y el hombre se refiere al edificio de esa asociación y a su localización “suimon no chikaku ni”, es decir “cerca de la compuerta” (una compuerta que permite o impide el paso del agua. En inglés “floodgate”). Entonces, traduciendo esto más o menos quedaría: “El edificio de la asociación local de pesqueros estaba cerca de la compuerta”. ¿Traducción de TV Azteca? “Algunos tuvimos la fortuna de ver al mar acercándose, pero otros no, y no pudieron salir”. Y claro, la cara de asombro del reportero para darle más énfasis.

La mujer de anteojos dice: 「ここは、毎年訓練があるんです」(koko wa maitoshi kunren ga aru n desu), que podemos traducir fácilmente como “Aquí se hacen simulacros cada año”. ¿Traducción de TV Azteca? “Nunca vamos a olvidar esto”.

La segunda señora que sale dice algo como 「何を~~~したって言うと、私たち津波の時はほら・・・」, y digo “algo como” porque lo primero no se le entiende. Le pedí ayuda a una amiga japonesa (¡Gracias Megumi!) y ella tampoco logra comprender lo que la señora quiere decir. Lo que sí puedo asegurar es que la frase queda incompleta, la cortan en el ほら, que es cuando la señora va a comenzar a decir qué estaban haciendo (o qué hicieron) al momento del tsunami. ¿Traducción de TV Azteca? “Ahora no sabemos qué vamos a hacer… sí, el mar nos dejó sin nada”.