Resucitan los conflictos entre la Iglesia Católica y el PRD

Un grupo de cinco personas, que declararon ser pertenecientes a una agrupación religiosa que se autodenomina La Casa de Dios, armaron tremendo zafarrancho en plena homilía de Domingo de Resurrección en la Catedral metropolitana, resucitando las rencillas --un pelín menos que imaginarias-- entre la Iglesia Católica y el PRD.

Gritando consignas contras la manera en que los jerarcas católicos conducen a su grey, este pequeño grupo encabezado por Dinorah Álvarez --quien (por favor, aguante la risa) fingía un embarazo con almohadas-- se abrió paso hasta el altar mayor donde rompieron dos estatuas de la Virgen de Guadalupe que cargaban, además de intentar darle una Biblia Azul al cardenal Norberto Rivera. Entre moquetes y empujones --propinados tanto por fieles como por el "cuerpo de seguridad" del inmueble-- los manifestantes (almohadas incluidas) fueron expulsados del templo y consignados a los autoridades, quienes hoy los pusieron en libertad tras no haberlos encontrado culpables de delito alguno.

Armando Martínez, estratega militar de la seguridad del inmueble y presidente del Colegio de Abogados Católicos de México, declaró que se trata de un provocación por parte del Anticristo Jesús Zambrano, presidente del PRD:

Es una respuesta colérica por algunas fracciones del PRD, de Jesús Zambrano, por odio a la Iglesia

Tras su declaración extraída de algún manual de Comunicación Social que data de la guerra de los Cristeros, el presidente del Colegio de Abogados Católicos de México enfatizó que no cuenta con prueba alguna para señalar culpable a la cabeza del partido del Sol Azteca. Pero insistió que se trata de una respuesta por parte de los comunistas del PRD tras las declaraciones del vocero Hugo Valdemar, quien pidiera a sus feligreses no votar por el partido que se ha colgado de las demandas de grupos minoritarios el PRD.

Sin embargo, Dinorah Álvarez y su pandilla de pillos provocadores pueden respirar tranquilos. El cardenal Norberto Rivera, siguiendo el ejemplo del próximamente santo Juan Pablo II, los perdonó de todo corazón (igual que encubrió a ciertos pederastas que todos conocemos). Aunque eso sí, pidió que se les sancione de acuerdo a la ley (la cual prohíbe romper imágenes religiosas en alguna dimensión paralela).

Como era de esperarse, Jesús Zambrano se deslindó --durante una entrevista televisiva-- de todos los hechos y acusaciones que le imputó Armando Martínez, aunque aprovechó el espacio para señalar por su parte que a él también "los actos suenan a provocación".

¿En qué terminará esta telenovela? ¿Qué lecciones valiosas aprenderemos de ella y, junto con Marimar, venceremos el rezago educativo en México? ¿Descubrirá Norberto que el embarazo de Dinohra es falso? ¿Quién será el verdadero padre de esas almohadas, acaso Jesús Zambrano? ¿Quién conspirará contra quién para tratar de conquistar el mundo, Pinky?

O mejor: ¿Cómo le haremos para no perder aún más la credibilidad en nuestros políticos y los jerarcas de la Iglesia Católica --ambos actores protagonistas (sic) de nuestra vida nacional-- con estos guiones extraídos de Chespirito? ¡¿Cómo?!

Imagen: Crónica del fin de los tiempos