A punto de consolidarse el Tren Rápido Peninsular

Conforme el tiempo pasa, la infraestructura en términos de transporte va cobrando un mayor énfasis debido a las posibilidades de mejoría económica que representan. El gobierno de Quintana Roo, encabezado por Roberto Borge Angulo, ha hecho público su interés por participar en el proyecto del Tren Rápido Peninsular, que buscará unir a través de una vía ferroviaria de alta velocidad a los tres estados que conforman la península: Campeche, Quintana Roo y Yucatán. Dicho proyecto, que aún se encuentra en su fase de análisis de viabilidad, tiene como fecha estimada de inicio la segunda mitad de este año y se espere esté terminada en su totalidad en 2017.

La vía ferroviaria está concebida para atender dos necesidades prioritarias para la economía de la región: el turismo y el transporte de mercancías desde los distintos puertos al interior del país, haciendo énfasis en los Estados del centro y la zona sur. Se espera que a través de la construcción de esta vía rápida se aumente el tiempo de estancia del turista tanto nacional como internacional, así como la distribución de la derrama económica que deja a su paso. Y mientras de día transportaría personas, se tiene planeado que de noche transporte productos, reduciendo los costos de transportación y los tiempo de entrega.

Como es de esperarse debido a las magnitudes de inversión que represente el proyecto, se tiene pensado financiarlo con capital de la Federación y del sector privado. Actualmente, las estimaciones de viabilidad que comprenden el trazo de la ruta, el material rodante, puntos legales y ambientales están siendo realizados por Grupo Consultor Independiente, Emmatrons, EM Consultores y GEA, siendo supervisadas por los organismos del estado de Yucatán. Al día de hoy varias empresas extranjeras se han mostrado interesadas en ofrecer sus servicios para la construcción del "tren rápido" que alcanzará los 160 km/h. La empresa coreana "S Gong Tech" y el Gobierno de Corea han dado a conocer que en un plazo de tres meses adaptarán un proyecto de inversión para la construcción de esta vía transpeninsular. Se tiene proyectado que el tren funcione en un primer momento con motores diesel, pero los trabajos estará enfocados para que a largo plazo puedan utilizar tecnología eléctrica, amigable con el medio ambiente.

La posible ruta final que seguiría esta vía es la siguiente...

De conseguirse todas las licitaciones y derechos de vía necesarios, la construcción y operación de este medio de transporte se llevaría a cabo en tres etapas:

  • En la primera estaría destinado únicamente a la transportación de turistas, poniendo énfasis en aquellos que llegan a tierra mexicana vía marítima por Puerto Progreso, donde podrían acceder a este sistema, cuya ruta trazada para esta etapa es Mérida-Izamal-Chichén Itzá-Playa del Carmen-Cozumel, en un viaje con una duración total de 14 a 16 horas. Hasta ahora, el gobierno de Yucatán cuenta con todos los derechos de vía desde Mérida hasta Valladolid.

  • La segunda etapa constituiría la integración del servicio paralelo de transporte de carga antes mencionado. Hasta ahora, según funcionarios de las tres entidades, este servicio no resulta competitivo por los altos costos que representa la movilización terrestre, de ahí que la incorporación de esta vía ferroviaria podría beneficiar la economía regional y nacional al reducir el precio de transportación.

  • La tercera y última fase de este proyecto consiste en la resolución del llamado "Tren Rápido", donde se unirá a los tres estado participantes en un servicio que ofrecerá servicios de primera, segunda y tercera clase para los viajares.

Aunado a este proyecto, el gobierno de Yucatán tiene en puerta la construcción de un tren ligero en la ciudad de Mérida y un parque industrial automotriz. Habrá que seguir de cerca los avances de este proyecto que promete beneficios para la zona, para que su desarrollo no ponga en peligro la ecología o la diversidad cultural de la zona, que, dicho sea de paso, es una de las más ricas del país.

Imagen: Grupo Sipse | El Universal