Los impuestos en tabaco no han funcionado

Aumenta el contrabando de cigarros en México

A inicios de año entró en vigor el impuesto que agregó 5 pesos a las cajetillas de 20 cigarros. Con esta medida se pretendía tanto recaudar fondos para el sector salud, así como desalentar el consumo de tabaco. Sin embargo, tras cinco meses en vigor, el gravamen no ha conseguido los resultados esperados; al contrario, se ha mostrado un aumento en el contrabando de cigarros dentro de México, confirmándose uno de los mayores temores que se tenían al discutir la licitación.

Guillermo Oliva, directivo de Phillip Morris International (PMI), señaló que el fenómeno del contrabando es normal dentro de corto plazo y agregó que es necesario que pase un tiempo razonable –alrededor de cinco años- para que se noten los cambios en la conducta de la gente y se vea una disminución en el consumo. Lo dudo.

La Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) esperaba obtener ingresos por 12 mil 879 millones de pesos entre enero y marzo del año en curso, sin embargo, el monto recaudado por la Ley del Impuesto Especial sobre Producción y Servicios (IEPS) únicamente ascendió a los 9 mil 486 millones de pesos. Lo anterior es consecuencia directa de la venta de cigarros clandestinos.

La recaudación de impuestos no funcionó, ¿qué tal la reducción en el consumo? En adición al impuesto, en cada cajetilla se colocaron pictogramas que, tal como las leyendas preventivas, tienen como finalidad desalentar el consumo. Sin embargo, Oliva menciona que los consumidores tampoco se ven afectados por esta medida, pues se acostumbran a “la nueva imagen”. La mayoría de los adictos al tabaco conocen a la perfección las consecuencias que su vicio tiene en su salud, así que es lógico pensar que no cambiarían su conducta por siete pesos o una imagen en la caja.

El IEPS se veía muy bien en el papel –al igual que muchas otras leyes-: se recaudarían fondos, se desalentaría el consumo de una sustancia nociva y se protegería a los que no son fumadores –quienes representan alrededor del 70% de los mexicanos mayores de edad-. Lamentablemente no se han presentado los resultados esperados. Tal vez, como dice Guillermo Oliva, sea sólo cuestión de tiempo, pero si no, sería buena idea optar por otro tipo de leyes, como reforzar las que velan por los fumadores pasivos, además de buscar fortalecer la cultura de la prevención desde pequeños.

Imagen: Secrets of Sunday