Encuentran sitio paleontológico en Chihuahua

Aunque la mayoría de los descubrimientos arqueológicos y paleontológicos en México se ubican en el centro del país, en las regiones desérticas del norte también se han dado descubrimientos importantes; un reflejo de ello son las exposiciones que se pueden apreciar en el Museo del Desierto, en Saltillo, Coahuila. El Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH-Conaculta) ha anunciado el descubrimiento de otro sitio paleontológico, localizado al sur de Ciudad Juárez, Chihuahua, en el que se encontraron huesos de distintos animales y pruebas de presencia humana.

El hallazgo se dio casi por accidente en 2008, cuando habitantes de la zona sacaban agua de un pozo para darle a su ganado y se toparon con huesos de gran tamaño. Después de tres años de investigación por parte del Programa de Rescate Paleontológico encabezado por el arqueólogo Enrique Chacón, el INAH concluyó que se trataba de un sitio paleontológico.

En El Abrevadero –como se llama el lugar– se encontraron huesos de un mamut columbino con huellas de corte hechas por humanos y una punta Clovis, además de herramientas y otros restos pertenecientes a diversos animales. Chacón destacó la importancia de la punta Clovis, pues se trata de una herramienta utilizada por los primeros grupos humanos que habitaron Norteamérica. El arqueólogo del INAH agregó que su valor científico es incalculable, pues se trata de los materiales más tempranos de lo que hoy es Chihuahua.

La paleontóloga Felisa Aguilar señaló que los restos cuentan con al menos 11 500 años de antigüedad, y serían provenientes del periodo Pleistoceno. Los expertos esperan que este descubrimiento despierte el interés de otros investigadores en la región, que representa uno de los 24 sitios del Pleistoceno identificados hasta ahora en México. Hallazgos como este nos ayudan a comprender la cultura Clovis, los primeros seres humanos que pisaron el territorio que hoy llamamos continente americano.

Imagen: Ice Age Wikia