Operativo Conago-I, o los gobernadores haciendo su trabajo en la Guerra contra el Crimen

El día de ayer se puso en marcha el Operativo Conago, un operativo conjunto nacional que se pone en marcha por primera vez y que busca atacar a la delicuencia organizada. El operativo fue acordado por los gobernadores. De ahí el nombre de Conago (Conferencia Nacional de Gobernadores). Este operativo se puso en marcha desde las primeras horas de este lunes y ya tuvo resultados:

Sin duda números muy alentadores, lo que nos hace predecir que este operativo será todo un éxito.

Sin embargo, me entra a la cabeza la pregunta: ¿Por qué no hacen esto de rutina?, ¿Es necesario realizar un operativo como si fuera una campaña de vacunación para que se cumpla la ley en los estados? No debería de ser así. La ley se tiene que cumplir los 365 días del año, y no solo determinadas fechas que se hacen operativos.

Pero hay un punto más importante al que quiero llegar: la Guerra contra el Crimen "de Felipe Calderón" (si, entre comillas). ¿Qué tiene que ver el borrachín en una acción por parte de los gobernadores? Mucho. Desde mi punto de vista, este operativo es la tarea que les toca hacer a los gobernadores en esta lucha contra el crimen.

Felipe Calderón se ha llevado todas las criticas por la lucha contra el crimen: que los 40 mil muertos, que el ejército está en las calles, que violaciones a los Derechos Humanos. En fin. Pero hay algo muy importante de lo que nos olvidamos: el Gobierno Federal era, hasta este fin de semana, el único nivel del gobierno que luchaba por la seguridad. Si, bien o mal ejecutadas las acciones, las fuerzas federales eran las únicas que estaban haciendo su tarea. Los gobernadores estatales solo se habían escondido y haciendo como que nada pasaba. O incluso delegando su función al Gobierno Federal ya que "esos delitos no son su responsabilidad". Que manera tal elegante de sacarle y demostrar su cobardía.

Y es que la lucha que enfrentan las fuerzas federales no solo es el narco. El narco hoy en día es un problema "mínimo". Las fuerzas federales han pasado a luchar contra otros delitos como secuestros, el lavado de dinero, asesinatos, extorsiones, robos, piratería entre muchas otros negocios que tienen los sicarios en el país.

Si las fuerzas estatales hicieran siempre su parte con lo que tienen a su alcance (hay que aceptar que no todos los estados tienen policías fuertes para confrontar a los sicarios) y atacaran delitos como robos de autos y la piratería; se viviría en un clima de mayor gobernabilidad. En ese escenario, los militares solo serían necesarios en verdaderos casos de emergencias; como cuando a dos carteles se les ocurre agarrarse a balazos a plena luz del día y en pleno centro de una ciudad.

Por mi parte, una felicitación a los gobernadores por ponerse por fin las pilas. Pero a su vez, también hay que exigirles que hagan su trabajo de manera permanente. Los buenos resultados en el operativo Conago-I es una muestra de que no solo hacía falta la aportación de los gobernantes; sino que ya urgía.

Y es que para acabar con toda la violencia en el país, no se trata de buscar culpables a los 40 mil muertos, politizar la seguridad o hacer guerra sucia. Para acabar con la violencia se necesita sumar esfuerzos; y el operativo Conago-I es una gran aportación en esa búsqueda de tener una país con mayor seguridad.

Fotos: Conago | La Policiaca