Raquel Tibol: PGR muy inepta para tratar cuestiones de arte

La obra de Frida Kahlo es una de las que mayor popularidad goza alrededor del mundo. Por ello, la sospecha de que cerca de mil 200 obras atribuidas a la pintora de Coyoacán sean falsas no sorprende. Lo que sí lo hace es que todas ellas estén en propiedad de una pareja de anticuarios: Carlos y Leticia Noyola, quienes parecen haber salido bien librados en el proceso legal que enfrentaban. Ayer publicaron un comunicado donde afirman --y se regodean en ello-- de haber obtenido el triunfo legal contra el Banco de México y el Fideicomiso Museos Diego Rivera y Frida Kahlo, al no poder probarse la falsedad de las mentadas piezas (entre dibujos y objetos intervenidos) que conforman su colección.

Riquel Tibol, una de las especialistas en el tema de Frida Kahlo (y la consecuente Fridomanía) es enfática cuando dice que "es un proceso que apenas empieza. No es la palabra final". A su juicio, el fallo que emitó la Procuraduría General de la República no es válido, pues --en sus palabras-- "tiene personal muy inepto para tratar cuestiones de arte". Y es posible que tenga razón en ello, pues en dicho organismo no hay ningún departamento especializado; mucho menos el equipo necesario. Ella agregó que:

lo primero que debían haber hecho es llamar a Noyola y decirle: traigan tres obras, nada más tres, y someterlas a lo que hoy es un análisis. Basta llamar a la UNAM para que en el departamento de física hagan un análisis del material, del soporte, del material de pintura, que calígrafos de primer nivel vean. Es muy complejo, no se puede por un primer documento. Hay que mandarlos a volar a éstos y a ver si tienen personal adecuado para el asunto. Si no, el que queda muy mal es el procurador.

Tras año y medio de litigio, el resultado de la PGR no deja conformes a los involucrados. Para Raquel Tibol, el siguiente paso será que el fideicomiso Museos Diego Rivera y Frida Kahlo pida un análisis técnico, "pero un análisis verdadero", refiere la especialista.

Todo comenzó por la publicación del libro Finding Frida Kahlo, donde esta colección es publicada y certificada como auténtica, refiriendo que fueron hallazgos encontrados en cinco maletas por parte de Noyola. La fotografía es obra fue hecha por Barbara Levine, los textos son de la pluma de Stephen Jaycox y fue editado por Princeton Architectural Press. La "autenticidad" de este material fue verificada por Ruth Alvarado Rivera, nieta de Rivera y luego por Rina Lazo y Arturo García Bustos, ambos discípulos de la muralista. Raquel Tibol refiere al respecto que deberían ser juzgados "fuertemente" estos últimos por haber avalado esas obras, además de que sospecha que son ellos quienes vienen falsificando las obras "quién sabe cuánto dinero les dio Noyola para dar este certificado".

Imagen:Museo Frida Kahlo