Cinvestav firma convenio de colaboración con DuPont

Que hay mucho talento dentro de México en materia de ciencia y tecnología lo tenemos claro todos, pues se demuestra día con día. No obstante, para presentar avances con trascendencia a nivel mundial, es necesario –o al menos ayuda bastante-- trabajar en conjunto con los mejores del orbe. Es por eso que el Laboratorio Nacional de Genómica para la Biodiversidad (Langebio) del Cinvestav Irapuato y la empresa DuPont firmaron un convenio de colaboración con la finalidad de ampliar el conocimiento de la biología reproductiva de las plantas, así como la diversidad genética.

DuPont Pioneer Hi-Bred es líder mundial en producción de semillas agrícolas –e incluso figuró en el top tende la revista Expansión de las mejores empresas en México en 2010—y trabajará en múltiples proyectos con Langebio para desarrollar nuevos conocimientos sobre los mecanismos biológicos y genéticos que controlan la productividad de las plantas; a fin de mejorar la productividad de los agricultores y brindar ayuda a países en desarrollo.

Luis Herrera Estrella, director de Langebio, destacó la importancia del acuerdo que permitirá desarrollar investigaciones de primer nivel en materia de biología y genética; sobre todo para México, un país en donde se obtienen una gran diversidad de cultivos. Estrella además mencionó que la capacidad de DuPont contribuirá al desarrollo de nuevas variedades de plantas, entre ellas el maíz.

Por su parte, John Beddbrook, vicepresidente de DuPont en el área de Biotecnología de la Agricultura alabó a Langebio, al que calificó como una institución líder en investigación. Señaló además que su contribución es en vista de trabajar en las necesidades del mundo, desafíos que son cada vez más complejos debido al rápido crecimiento de la población mundial. DuPont provee semillas de alta calidad a agricultores en más de 900 países, por lo que con Langebio se realizarán investigaciones de vanguardia que generen conocimientos genéticos sobre la biodiversidad mexicana para que su uso se vuelva sustentable.

Imagen: No lo sé, ¿y tú?