Ecobici llegará a Polanco en 2012

Polanco es un desastre en lo que a tráfico vehicular se refiere. Y es de esperarse pues cuenta con los niveles más altos de población flotante de la ciudad. Esto significa que una gran cantidad de personas pasan el día en la zona o bien, transitan por ella, sin realmente vivir ahí. Personal de embajadas, publicistas hipsters y burócratas variopintos son algunas de las especies migratorias que día a día impulsan la economía formal e informal en la zona… y que también atestan las calles con sus autos mientras se apresuran a regresar a sus colonias de origen. Estar atrapado en el tráfico de Polanco es una experiencia que muchos describen como similar a la del séptimo círculo del infierno.

En el sexto círculo rondan las pobres almas que buscan estacionamiento. Ni siquiera intentar regularizar la situación de los infames valet parking ayudó y cada vez es más difícil encontrar un espacio para dejar un auto sin tener que pagar una suma ridículamente alta por ello. Para aliviar un poco esta situación, se diseñó un programa con la ayuda de ONU Hábitat que pretende, entre otras acciones, concretar la construcción de tres grandes estacionamientos. Sin embargo se requiere de un verdadero plan de movilidad alternativo para desahogar de manera significativa el caos vial que día a día se vive en esta colonia.

A principios de este año, la Secretaría del Medio Ambiente del Distrito Federal, representada por Martha Delgado, anunció la extensión del programa de movilidad Ecobici. En esta ocasión, no sería tan solo la Delegación Cuauhtémoc la beneficiada, pues además de expandirse en las colonias Roma, Centro Histórico y Doctores, la colonia Polanco, en la delegación Miguel Hidalgo, resultaría favorecida.

En total se instalarán 55 estaciones en un área que abarcará todo Polanco y parte de Anzures. Para este fin, se destinarán 50 millones de pesos, 30 de parte de la Secretaría del Medio Ambiente y 20 proporcionados por la delegación. La adición de esta zona al feliz reino de las bicicletas implicaría la extensión de la Ciclovía Modelo, ubicada sobre Paseo de la Reforma, y su eventual cruce con la Ciclopista de la Ciudad de México, localizada sobre las vías del antiguo ferrocarril a Cuernavaca. Sólo hay un problema, la extensión ya programada por la Secretaría entrará en conflicto con los planes del jefe delegacional, Demetrio Sodi, quien expresa su preocupación sobre la reducción de los carriles reservados para automóviles, y un posible recrudecimiento en la situación del tráfico vial pesado en la zona.

En teoría, un plan de movilidad alternativo debería ayudar a aminorar la terrible situación del tráfico en la zona. Pero ajustarse a los cambios siempre lleva tiempo, y si a eso sumamos que los capitalinos manejan las bicicletas como manejan los automóviles (no todos, cabe destacar), se necesitará mucho más que una ciclopista para mejorar la situación vial. Se necesita un plan integral que incluya una fuerte campaña de difusión de reglamentos viales.

Imágenes: Rueda Libre | El Universal