En Guadalajara quieren «blindar» a las familias tradicionales

El debate en torno a cómo debe estar compuesta una familia para ser considera como tal --al menos frente a la ley--, continúa. Aunque no de la mejor manera. A través de amenazas e insultos, diversos grupos de Guadalajara presionan a los legisladores locales para avalar una iniciativa --propuesta por el PAN-- que busca blindar el modelo tradicional de familia a través de estipular que sólo deba considerarse como tal a "la pareja de un hombre y una mujer y el hijo o hijos que procreen".

Esta iniciativa fue rechazada con anterioridad por una de las comisiones del congreso. Sin embargo, al estar aún pendiente de revisión por parte de la comisión de Desarrollo Humano --encabezada por la priísta Elisa Ayón-- estos grupos han optado por acosar, amenazar e insultar a los legisladores de facciones distintas al PAN para que "pasen", a como dé lugar, dicha reforma. Entre los destacados de estos grupos se encuentran Miguel Capistrán, miembro del Frente Nacional de la Juventud, y Edith Martínez, directora de la asociación católica Mexicanos por la Vida de Todos, a quien todos recordarán por ser una de las organizadoras de la llamada Marcha Anti Gay.

Esta mujer, que además aún ostenta el título de consejera ciudadana de la Comisión Estatal de Derechos Humanos --quizás por ser sobrina del secretario general de Gobierno--, ha anunciado que, además de su infatigable activismo vía internet, también organizará movilizaciones para obtener no sólo la aprobación de esta reforma, sino todo un proyecto. Para ella, el rechazo de la primera comisión:

es una burla, un atropello y una vulgar bofetada contra lo más noble de nuestro estado, que es la voluntad de sus ciudadanos.

Especialmente porque, a su parecer, la información con la que fue vetada su propuesta de reforma fue extraída con información de Wikipecdia y Rincón del Vago. Ver para creer.

Imagen: Valpomutante