Succar Kuri recibe la pena más severa de las últimas décadas

La mayoría de nosotros tenemos una postura bastante definida respecto a la aplicación de la pena de muerte en nuestro país. Sin embargo, hay casos como el de Jean Succar Kuri que hacen dudar incluso al más férreo detractor de la que es considerada la pena máxima. Y no es para menos. El tráfico de menores y la pornografía infantil son temas que nos pisan el nervio. Máxime cuando son realizados en complicidad de las autoridades, como es el caso de este empresario libanés, quien hizo hasta lo imposible --que pagó hasta lo indecible-- para salvar el pellejo a su queridísimo Gober Precioso.

A pesar de que a principio de año se le había sentenciado a la ridícula cantidad de 13 años y 15 días por los delitos de tráfico de menores y pornografía infantil, su condena acaba de ser modificada el día de hoy por el juez José Ángel Mattar Oliva, magistrado federal con sede en Cancún Quintana Roo. Quien, tras aplicar la Ley Federal contra la Delincuencia Organizada sentenció a Succar Kuri a pagar 16 años de prisión por cada uno de los siete menores (seis niñas y un niño) de quienes abusó, sumando un total de 112 años y seis meses tras las rejas. La pena más severa que ha sido impuesta en nuestro país durante las últimas décadas

Pero eso no es todo...

El Jhonny deberá purgar su condena en la cárcel --o lo más que pueda abonar con los años que le quedan de vida--, pues se le negaron los beneficios de sustituir su condena por otro tipo de castigo --como jornadas de trabajo o una multa adicional-- y el de condena condicional. En caso de buscar impugnar su condena, deberá ser mediante una demanda de amparo directo, el último recurso que le quedaría frente a los tribunales mexicanos. También deberá pagar una multa de 85 mil 837 pesos, lo equivalente a 2 mil 725 días de salario mínimo.

En cuanto a la reparación del daño de las víctimas, el otrora "Rey de la Mezclilla" deberá pagar 350 mil pesos por cada uno de los siete menores a los que grabó desnudos o en ropa interior para después exhibirlos en internet y comercializar con las imágenes y videos. A todas estas penas, se les deberá añadir las que resulten de los cuatro juicios en el fuero común que aún le esperan, donde entre los cargos que enfrenta figuran el estupro y la violación equiparada. Esperemos que la condena de este hombre sea sólo la primera de muchas en camino para todos sus cómplices.

Imagen: SDP Noticias