Juegos Panamericanos, a la vuelta de la esquina

El huracán Jova azotó las costas de Jalisco, Colima y Nayarit, provocando que Guadalajara, sede oficial de los Juegos Panamericanos, sea acosada por unas nubes que sueltan agua sin parar y anuncien a cada rato una posibilidad de tormenta. Eso tiene preocupados a los organizadores de este evento, sobre todo por la inauguración que se llevará a cabo en el Estadio Omnilife, quienes afirmaron que podrían hacer algunos ajustes en la ceremonia de inauguración en caso de que el clima no cambie. Aunado a esto, hay mucha incertidumbre por parte de los ciudadanos por la deficiente socialización de estos juegos. Apenas los ciudadanos se están enterando que es el carril panamericano exclusivo y el preferencial. Así también se están viviendo numerosos problemas de tráfico en la ciudad, además de que los asistentes al evento apenas se están enterando de los servicios que tienen a la mano, como el Park and Ride, donde las personas que se transportane en automóvil dejan su carro en ciertos puntos de la ciudad y llegan a las sedes por medio de un transporte colectivo especial.

También es de destacar el inmenso cerco de seguridad que esta rodeando la ciudad. 11 efectivos estarán resguardando el evento, y no es para menos, en un país donde se está librando una batalla contra los cárteles del narco quienes podrían aprovechar este evento para hacer una de las suyas, pero también muchos ciudadanos se han sentido incómodos con esta situación, como si la ciudad estuviera en estado de sitio. Los Juegos Panamericanos están a la vuelta de la esquina, y no es raro que los ciudadanos estemos padeciendo algunos problemas. La mayoría de nosotros no ha tenido una experiencia de albergar un evento de tal envergadura en la ciudad, tendríamos que remontarnos al mundial de México 86, pero este evento representaba menor problema logístico al albergar partidos con varios días de distancia entre sí.

Han habido muchas críticas hacia estos juegos, sobre todo por la politización que surgió a partir de su organización y por la falta de socialización de estos. El propio Mario Vazquez Raña presidente de la ODEPA criticó fuertemente a los organizadores por el atraso en algunas sedes, que al parecer van a quedar listas para su inauguración (aunque faltarían algunos acabados). También muchos demeritan los juegos por la falta de estrellas internacionales como el nadador Michael Phelps o el corredor jamaicano Usain Bolt.

Se dirán muchas cosas, pero a un día, Guadalajara tiene que demostrar todo su potencial a América y al mundo, y dar una buena imagen. Si lo logra, se logrará posicionar más como una ciudad importante de América Latina. Si no lo hace, pasará desapercibida, o simplemente no se le contemplará (y tal vez a ninguna ciudad de México) para un evento de gran envergadura en tiempos próximos, como podrían ser unas olimpiadas. Ojalá todas esas disputas políticas y de intereses se disipen y logren hacer de estos juegos, una fiesta, una forma de mostrarle al munodo quien es Guadalajara. Pero tenemos que ser sinceros y tampoco tapar el sol con un dedo, como las autoridades han tratado de hacerlo.