Tarjeta Ciudad: Metro y Metrobús de un solo tarjetazo

¿A quién no le ha pasado? Deslizas tu tarjeta del Metro frente al lector. Una. Varias veces. A las personas formadas atrás de ti les comienza a temblar el párpado: un minuto perdido en la ciudad de México se mide en kilómetros. El polecía que vigila los torniquetes se acerca. Los pasajeros más desesperados se han cambiado de fila. Al pasar junto a ti, maldicen (un minuto perdido...). El guardia ya esta enfrente. Sigues deslizando la tarjeta. Nada. De repente, se hace la luz: "Joven, ésa es la tarjeta del Metrobús". Plop.

A cualquiera le pasa. Tarde o temprano uno confunde la tarjeta del Metrobús con la del Tren Suburbano; el antipático boleto del Tren Ligero con el del Metro; u olvida portar el cambio exacto para los camiones del corredor de Reforma ($4.50) o los trolebuses del Corredor Cero Emisiones cuyas alcancías no dan cambio. Una verdadera lata cuando tienes prisa y debes hacer transbordos entre sistemas. Uno se pregunta: ¿Por qué no existe una tarjeta para todos los transportes? Y la respuesta es: Tarjeta Ciudad. Que, aunque de primer momento sólo servirá para el Metro y Metrobús, se planea extender a otros los servicios de transporte.

La Tarjeta Ciudad comenzará a expedirse a finales de diciembre. Se emitirán 300 mil plásticos que tendrán un costo de 10 pesos y que estarán a la venta en las 175 taquillas del Metro capitalino y las 117 estaciones de su hermano menor, el Metrobús. Legisladores han pedido que este proyecto se extienda a los corredores de Periférico y Reforma, además de los camiones RTP y el Sistema de Transportes Eléctricos: el Tren Ligero y el Trolebús. Pues consideran que la universalización de esta tarjeta ayudará a que los más de 22 millones de viajes diarios sean más ágiles permitiéndole a los usuarios hacer transbordos más eficientes. Y vaya que lo harán. A final de cuentas, un minuto perdido en la ciudad de México...

Imagen: Esparta