25 aniversario de la Feria Internacional del Libro en Guadalajara

Si algo me da orgullo, ya no de mi país, si no de mi ciudad, es tener el honor de albergar un evento como es la Feria Internacional del Libro que ahora cumple 25 años. Esta feria es la segunda más importante del mundo, solo debajo de la que se lleva a cabo en Frankfurt, Alemania. Y cada año logra reunir a escritores de talla internacional incluídos varios Premios Nobel. Curiosamente Alemania es el país invitado en este 25 aniversario, al cual asisitieron organizadores de la Feria de Frankfurt quienes quedaron con una muy buena imagen de este evento. Y es que a todos los que nos gusta leer siempre esperamos estas fechas para ahorrar dinero y atiborrarnos de libros que duraremos leyendo, en algunos casos, durante el año siguiente.

Algo que nunca falta es la variedad de obras, todas las editoriales de habla hispana (y algunas extranjeras) tienen presencia en la FIL, el lector puede encontrar casi cualquier obra ya sea del género que sea. Según el comité organizador asisten cada año más de 600,000 personas al evento y cerca de 2,000 editoriales están presentes. El evento cada vez es más grande e importante, mucha gente de fuera de la ciudad viene a la FIL dada su importancia y porque es una gran oportunidad de encontrar grandes obras en muchos casos, a buen precio.

Pero a pesar de todo esto, me pregunto ¿Por qué el mexicano no tiene el hábito de la lectura?. Digo, porque ya cualquier país desarrollado quisiera tener un evento como este, pero algo pasa que aún así el mexicano común no tiene la costumbre de leer. Y no podemos achacar culpas al gran número de pobres que existe en nuestro país, porque las personas de clase media y alta en su mayoría, tampoco tienen la costumbre de leer. Es curioso que esto ocurra en un país con un gran tradición cultural y literaria que hasta se da el lujo de albergar este tipo de magnos eventos. Pareciera que todo esto está creado para una minoría, pero la FIL está concebida y diseñada para las mayorías, para que el ciudadano común vaya.

Ojalá en México existieran más lectores y menos televidentes. Las herramientas y las oportundades ahí están al alcance de la mano, ya es cuestión de cada quien de que adquiera la placentera voluntad de leer. Lástima que en esta edición extrañaremos a personajes que acompañaban y engalanaban la Feria Internacional del Libro, como Carlos Monsivais y José Saramago, ambos fallecidos el año pasado.

Imagen: CUCEI